Facebook o Instagram: ¿qué red social es la adecuada para tu empresa?


Las Redes Sociales son la clave para las PYMES que buscan fortalecer sus relaciones con los clientes de una forma atractiva. Difundir contenidos y la «publicidad» del boca en boca de las redes son herramientas esenciales para ganar nuevas oportunidades de ventas y crear notoriedad e imagen de marca. La mejor alternativa es estar y participar activamente en las cuentas de nuestra empresa, pero ¿cuál es la plataforma social más conveniente para nuestro negocio?

Facebook e Instagram son canales de comunicación y de contacto que posibilitan, por un lado, el primer contacto entre la empresa y el potencial cliente; y por otro lado, gestionar la relación post-venta. Sin embargo, no existen fórmulas mágicas con estas dos plataformas. Hay que tener en cuenta que cada una sirve a un fin y llega a un tipo de público, por lo que la clave es elegir la que mejor complemente al tipo de producto o servicio que tu negocio ofrece.

Para elegir si darle prioridad a una página de Facebook o Instagram, es fundamental identificar a «tu cliente ideal». Este tipo de usuario se puede determinar con información verídica y conjeturas basadas sobre datos demográficos, motivaciones, necesidades, valores y preocupaciones. Esto te permitirá no sólo conquistar a los seguidores adecuados sino también hacerlo en las redes donde se encuentran realmente.
Supuesto esto, ni Facebook ni Instagram son iguales, porque los usuarios buscan diferentes cosas en cada una:

Facebook: actualmente tiene dos mil millones de usuarios activos cada mes, y las personas que navegan en esta red buscan entretenimiento y comunidad. Llega a generaciones de hombres y mujeres tanto jóvenes como audiencias mayores. Dentro de sus utilidades, la plataforma creada por Mark Zuckerberg permite generar relaciones más dinámicas con los clientes, actualizaciones detalladas y se puede usar el perfil de tu negocio como una extensión de tu landing page.
Sumado a esto, Facebook sigue siendo la más habitual entre los equipos de cualquier empresa. Y, por esto, aprender a manejarla y sacarle provecho no supone un esfuerzo tan grande para un trabajador, ya que está familiarizado con la red.
No obstante, si bien aprender a manejarla presupone un menor esfuerzo, las etapas iniciales de tu Fan Page requiere una mayor inversión de tiempo. Al principio, a sus potenciales clientes les gustará seguir su página. Pero, pasadas unas semanas, habrá que tener presente una estrategia comunicacional y ofrecer nuevos contenidos para generar una presencia en la red.

Instagram: es una plataforma que ofrece al usuario una experiencia estrictamente visual, ya que se basa en fotos y videos cortos. Está dominada por una audiencia más joven, generalmente millenials o Generación Z, aunque hay usuarios mayores, pero son minoría.
Esta red ayuda a incrementar el conocimiento de su marca. El uso de hashtags es muy popular, y es una de las fortalezas que tu negocio puede usar para que más audiencia lo encuentre. Asimismo, Instagram ha incorporado nuevas actualizaciones: stories, IGTV, reposts, herramientas que pueden ayudar a mostrar novedades, servicios, productos y eventos de tu empresa.
A pesar de estas ventajas, si buscás establecer tu negocio en esta red social, cabe mencionar que es más difícil generar tráfico a tu sitio web – a diferencia de Facebook-. Esto se debe a que Instagram aún no ha llegado al punto de permitir vínculos para dar un clic dentro de sus publicaciones. La plataforma sólo cuenta con la opción de agregar un link a su biografía. Y en el caso de stories, se puede direccionar tráfico con la opción «ver más», aunque es una herramienta disponible sólo para cuentas que tengan 10mil seguidores o más.


Efectivamente, ninguna red social es mejor que otra. Tanto Facebook como Instagram tienen fortalezas y debilidades. Lo importante es saber cuál de las dos plataformas se puede alinear mejor con los objetivos y metas de tu negocio.


¿Cómo captar la audiencia correcta?

Durante el día, recibimos aproximadamente 5.000 estímulos distintos. No le prestamos atención a todos, pero sí a una gran cantidad de ellos. Esto supone dejar lo que estabas haciendo y direccionar la atención hacia otra cosa. ¿Cómo lograrlo cuando hablamos del mundo digital?

Usualmente, tus potenciales clientes entran a tu web y le dedican pocos segundos. En ese corto lapso de tiempo es donde hay que encontrar la forma de que la audiencia entienda qué vendés, y si eso es algo que les puede interesar. Para ello, es importante que todo visitante entienda la Propuesta de Valor de tu servicio o producto de inmediato.

Si lo que ven les parece similar o igual a algo que ya han visto, no tendrán muchos motivos para quedarse o continuar leyendo. Y es ahí donde, lamentablemente, cierran la página. Es una acción que todo cibernauta ha hecho algunas veces. Por eso, repetimos, la Propuesta de Valor es lo más importante que debemos comunicar.

Por esto, es crucial encontrar estrategias que hagan atractiva tu página en esos primeros segundos.  Y, si se logra con éxito, te llevás un nuevo seguidor, un usuario que está dispuesto a invertir más tiempo en conocer tu negocio y posiblemente comprar.

Si tu negocio tiene competencia, es importante diferenciar a tu marca de ella. La clave está en destacar esas diferencias, para lograr que tu producto o servicio sea inconfundible y atractivo.  En pocas palabras, mostrá tu Propuesta de Valor de una forma llamativa para que la audiencia a la que apuntás la entienda y se sienta identificada.

Para que tu marca y su página web sea inconfundible, es necesario que expreses eso que lo hace único en todo momento. Esto debe plasmarse en en los visuales, en los textos, en tu forma de atender a tus clientes, etc. Así, estarás representando tu marca en la web de una manera consistente, atractiva y auténtica.

En resumen, para captar la atención de la audiencia a la que buscás interpelar, debés darle un toque único a tu producto o servicio -aunque no sea el único en el mercado-, para un público segmentado,  y una marca inconfundible.

Paso a paso. Etapas para lograr una venta.

Un proceso de venta implica una serie de etapas desde el momento en que se  intenta captar la atención de un potencial cliente hasta que la transacción final se lleva a cabo.

Etapa 1: Atención

En esta primera instancia, debemos dedicarnos a captar la atención.  Tenemos que orientar a posibles clientes hacia el producto o servicio que tenemos para ofrecer; y que este potencial comprador esté necesitando y/o tenga el perfil para adquirirlo. Podemos hacerlo a través de tácticas diversas, pero todas deben estar relacionadas con el mismo objetivo: captar la atención de un consumidor calificado para nuestro producto o servicio.

Etapa 2: Interés

Una vez captada la atención de un potencial cliente, hay que despertar su interés.

¿Cómo? Mediante contenido relevante. Información directa, sencilla y sintética que demuestre que podemos ofrecerle lo que está buscando, necesitando o aspirando.

Etapa 3: Deseo

Si captamos la atención del posible cliente, y luego despertamos su interés, en esta etapa, el usuario experimentará el deseo de obtener el bien o servicio que nuestra marca o empresa ofrece.

Etapa 4: Acción

Si el potencial comprador atraviesa todas las etapas sin desistir, entonces llegaremos a la etapa de la acción. Es decir, donde ya está convencido de lo que desea adquirir, y por ende, se produce la compra del producto o servicio. Todo lo que siga será parte del proceso de post-venta.

Cómo gestionar tu proceso de ventas con éxito

Por Yanina Baglieri, Customer Success Manager LATAM en noCRM.io.

Actualmente existen muchas herramientas en el mercado, orientadas a la gestión diaria de las ventas y que ayudan a los vendedores a gestionar mejor sus leads dentro de un pipeline de ventas, de acuerdo al proceso establecido por cada empresa.

Estas herramientas pueden ayudar a algunas empresas, pero lo cierto es que a la mayoría de las pymes y negocios que están todavía en la fase de startup o saliendo de ella, les cuesta encontrar la herramienta adecuada que les proporcione soluciones eficaces para su tipo de negocio.

Es perfectamente comprensible que tanto los vendedores como los gerentes que se encargan de elegir el mejor sistema para su empresa, estén saturados con todas las diferentes funcionalidades que los software ofrecen, y normalmente lo escogen por influencia de algún conocido o experiencias previas en otras empresas.

Pero hay un problema con esto, y es que lo malo de elegir la primera herramienta que alguien nos recomienda o que hemos utilizado anteriormente en otra empresa, no implica necesariamente que vaya a ser útil para nuestro negocio ya que cada negocio es diferente y las necesidades varían según el mismo.

Los CRM tradicionales están más pensados para el departamento de Marketing, para poder extraer datos e información y realizar informes, pero no están pensados para los usuarios finales, para los vendedores.

Dado que estos sistemas más tradicionales se centran sobre todo en reunir información, suelen ser muy complejos y requieren una serie de datos fragmentados que muchas startups no pueden proporcionar en fases tempranas. Los vendedores tienen entonces que trabajar por su cuenta diferentes bases de datos, sin la certeza de que la información proporcionada sea de algún valor para la empresa o incluso sin la opción de saber hasta qué punto un prospecto puede ser calificado para luego ser gestionado como un lead.

Con este tipo de sistemas no sólo es necesario registrar todos los datos de cliente como empresa, sino también manualmente introducir toda la información reunida, antes de que sea posible empezar a trabajar con las oportunidades de venta y establecer tareas asociadas a las mismas. Esto conlleva tiempo, pero además también frustración entre los vendedores, por lo que acaban perdiendo el interés en el sistema, no actualizando el CRM en cuestión y volviendo a los papeles y notas a mano y a las antiguas hojas de Excel.

Cuando surge la pregunta ¿cómo gestionar mi pipeline de ventas? La respuesta no debería ser: con todas las funcionalidades que mi herramienta de gestión de leads me puede ofrecer, y sí: la forma en la que los vendedores responden y cómo la utilizan de manera eficiente.

Es necesario que la herramienta sea simple y a la vez que de confianza, que sea aceptada y utilizada por los vendedores, que se pueda adaptar al proceso de ventas de la empresa y que responda a las necesidades de cada negocio en particular.

Una vez que tus leads llegan a través de una solución como G.E.O., o en forma de emails, formularios de contacto u otras fuentes como Linkedin, existen 3 pasos clave que son cruciales para gestionar de forma adecuada esos leads y para darles el seguimiento oportuno, con el fin de confirmarlos y cerrar esas ventas.

 

1) Lead = Tarea

Lo más importante en el proceso de ventas, es que todo (incluyendo la propia herramienta de ventas) gire entorno al propio lead, como elemento principal del negocio. De esta forma, el lead será gestionado detalladamente y con todo el cuidado por parte de los vendedores. Una oportunidad de venta identificada significa una oportunidad de negocio, que tendrá siempre consigo una tarea asociada, dependiendo del momento del proceso de venta en el que se encuentre.

2) Saber siempre cuál es el próximo paso a dar

En ventas, es esencial tener siempre establecido el siguiente paso a dar, de forma a saber qué es lo que tienes que hacer en cada momento con tus leads, con el fin de cerrar la venta con ese cliente.

Puede ser una próxima reunión o visita, un seguimiento en el momento preciso, el envío de una propuesta, una reunión con el cliente o una demostración de producto. Lo que es importante es tener siempre una próxima acción en mente y una clara visión de dónde está cada oportunidad de venta en cada momento.

3) La importancia del seguimiento adecuado

En este acelerado mundo empresarial en el que vivimos, hasta el discurso más entusiasta, el vendedor más ambicioso o la llamada de teléfono más asertiva, puede ser rápidamente olvidada, una vez que toda la gente sigue con su trabajo diario.

Es por ello que los seguimientos juegan un papel crucial en el proceso de dar impulso a los leads en dirección a la fase siguiente en el pipeline de ventas, y eventualmente a cerrar el negocio.

Los vendedores necesitan hacer seguimiento de todas sus oportunidades de venta a menudo, para hacer con que su producto o servicio esté constantemente en la mente de sus potenciales clientes. Ningún negocio está cerrado después de la primera llamada telefónica o reunión, no importa lo bueno que sea ese producto o servicio en cuestión. Es necesario tiempo y seguimientos persistentes por parte del vendedor para cerrar la venta.

Pero sabemos que la vida de los comerciales y de las personas que trabajan en ventas suele ser agitada y lo fácil que es dejar escapar un seguimiento. Todos pasamos por las mismas situaciones, pero desafortunadamente este seguimiento particular que olvidamos, tendrá impacto en la evolución de nuestro lead y será decisivo para cerrar el negocio o perderlo para siempre.

En último lugar pero no por ello menos importante, es fundamental que exista siempre una clara visión global del pipeline de ventas. Registrar todas las interacciones con los leads facilita saber exactamente en qué punto está cada uno de ellos y lo que ha sido tratado y realizado hasta ese momento, para ser más eficientes en nuestra próxima acción con el cliente.

 

Conclusión:

Para startups en sus primeras fases, así como también para pymes, es importante pensarse dos veces qué herramienta de gestión de oportunidades de venta escoger y evaluar diferentes opciones para encontrar la más adecuada y la que mejor se adapte a las necesidades de cada negocio. Pero por supuesto también es muy importante que se adapte a los vendedores, dado que ellos son los que más la van a utilizar.

Cuando un sistema prioriza el hecho de estructurar y reportar información y no contempla la eficiencia y la simplicidad, se vuelve un obstáculo más de lo que propiamente una herramienta de soporte útil para sus principales usuarios.

 

 

noCRM.io es un producto de You Don’t Need a CRM!, es una plataforma SaaS que ayuda a los vendedores a cerrar más ventas sin hacerles perder tiempo con un complejo sistema de CRM. Estableciendo que el lead es el elemento principal de su sistema, se habilita la posibilidad de que los usuarios puedan crear leads en segundos, y gestionarlos de una forma intuitiva, interactiva y con fácil acceso desde cualquier lugar, gracias también a su app móvil, disponible para iPhone y Android. Actualmente trabajando en más de 80 países y con soporte en 6 idiomas. Abre gratis tu cuenta de prueba aquí.