Los 5 errores más comunes de las PyMEs en internet

Hoy en día son muchas las PyMEs que advierten la necesidad de formar parte del mundo digital, de tener un lugar en internet. Cualquier persona moderna y actualizada nota que, como consumidor, se vale de internet para buscar y conocer nuevos productos y servicios, por lo tanto fácilmente deduce que la herramienta es vital para el desarrollo de su negocio.

Sin embargo, la mayoría de las veces, cuando el dueño de una PyME decide avanzar en este aspecto y poner en marcha su aparición en el universo online, suelen cometerse errores frecuentes que terminan por desgastar los esfuerzos, al no encontrar resultados positivos.

Aquí pondremos sobre la mesa las 5 acciones más comunes que las PyMEs implementan de manera equivocada, con el fin de evitarlas y transformarlas logrando el efecto deseado:

1. “¡Quiero que todos me conozcan!”

Bajo la idea de que internet es una herramienta que nos abre la puerta al mundo, a la que miles de personas tienen acceso y utilizan a diario, es lógico caer en la trampa de pensar que estando allí, todo el mundo podrá conocernos.

Este es un error bastante habitual ya que la mayoría de las veces, el problema está justamente en pretender que “todo el mundo” nos conozca, cuando en realidad lo primero que debemos hacer es definir “quiénes” necesitamos que nos conozcan.

Para entenderlo mejor, pondremos un ejemplo. Supongamos que vivo en Buenos Aires, Argentina, y me dedico a la fabricación de ropa para bebés. Vendo por mayor alrededor de la Capital y Gran Buenos Aires.

En principio, es importante tener claro cuál es mi objetivo de ventas. ¿Quiero vender únicamente dentro de ese área? ¿me interesa y poseo la capacidad para vender a otras provincias dentro del país? ¿podría vender al exterior? ¿quiero dedicarme también a la venta minorista?

Todas estas son algunas de las preguntas que debería hacerme para saber hacia dónde debo apuntar mis acciones en el mundo digital. No es lo mismo, por ejemplo, crear un perfil de redes sociales para venta minorista, donde mis publicaciones deberían llamar la atención principalmente de mujeres embarazadas -entre otros-, que definirme como un fabricante dedicado a la venta mayorista, donde lo importante será detectar negocios y vendedores acordes a mi producto, que probablemente no tengan nada que ver con el público de las futuras mamás.

Así también, si mi proyecto de ventas no posee por el momento capacidad de expandirse en el territorio, debería centrar mis esfuerzos en que me conozcan aquellos que se limitan a la zona en la que podré abastecerlos, ya que de nada tendría sentido recibir consultas por interesados de otras provincias o países a los que no podré llegar.

Por lo tanto, como punto número uno, es fundamental detectar mi público y mi objetivo antes de avanzar en acciones como crear mi perfil en redes sociales, tener una página web o enviar campañas de e-mail, entendiendo que estas son las acciones más comunes a las que las PyMEs suelen lanzarse.

Por lo tanto, como punto número uno, es fundamental detectar mi público y mi objetivo antes de avanzar en acciones como crear mi perfil en redes sociales, tener una página web o enviar campañas de e-mail, entendiendo que estas son las acciones más comunes a las que las PyMEs suelen lanzarse.

2. “¡Tenemos que estar en redes sociales!”

Las redes sociales, sobre todo Instagram y Facebook, se han vuelto herramientas populares a nivel mundial y es lógico pensar que uno debe estar ahí. Sin embargo, poseer una Fan Page en este tipo de redes puede ser un arma de doble filo.

En principio, porque el perfil de una empresa, negocio o profesional, se vale de sus publicaciones. Esto implica que alguien debe, con cierta frecuencia, dedicarse a subir contenido relevante que logre captar la atención del público al que apunta. Tal como mencionamos en el punto 1, no es lo mismo el contenido que puede interesar a una futura mamá que lo que podría captar la atención de un comerciante de indumentaria.

Así es como resulta fundamental definir el tipo de contenido que será publicado y contar con alguien que pueda ponerlo en marcha tanto a nivel de texto como de imagen, porque no olvidemos que ambas redes sociales hacen foco en lo visual, de manera que una foto o imagen de mala calidad o con un diseño poco atractivo, puede ser contraproducente para el propio negocio.

A su vez, es clave tener en cuenta que las redes sociales fomentan un ida y vuelta con los seguidores, por lo tanto es necesario estar preparados para poder administrar y dar respuesta a los comentarios y mensajes recibidos. Tener un perfil en las redes y no responder a las consultas que por allí llegan, también puede ser un punto en contra para el crecimiento de la PyME.

De esta manera, antes de crear el perfil en redes y hacer esfuerzos para sumar seguidores, hay que prever los aspectos mencionados y estar seguros de que la Fan Page tendrán una buena gestión: contenido relevante para el público, diseño de imágenes adecuado y respuesta a los mensajes recibidos. Al menos con estos tres aspectos básicos, podremos avanzar con paso firme en nuestra presencia dentro de este sector del mundo digital.

Además, es importante tener en cuenta que -al contrario de lo que muchos piensas- las redes sociales no son igual de productivas para todo tipo de negocio, ni funcionan de la misma manera que otras herramientas. Para este punto sugerimos leer el artículo ¿Anunciar mi negocio en Redes Sociales o en Google?

3. “¡Tengamos una web para que todos nos encuentren!”

La primera herramienta que brindó el universo digital al mundo de las PyMEs, fue la posibilidad de tener una página web propia.

Hoy en día, muchos tienen la certeza de que no tener una página web es sinónimo de no existir. Ya sea mediante páginas creadas por programadores o utilizando plataformas amigables e inclusive gratuitas, como lo son en algunos casos Wix.com o WordPress -por mencionar algunas-, pero de cualquier manera la cientos de PyMEs en Latinoamérica comprendieron que debían tener su propia página web para formar parte de este mundo y darse a conocer. Sin embargo, hay un punto clave que la mayoría de las veces no se tiene en cuenta. Es muy habitual creer que por el solo hecho de poseer una web, cualquier persona va a llegar a ella, aun sin conocernos. Este concepto es equivocado.

Siguiendo con el ejemplo anterior, supongamos que mi fábrica de ropa de bebés, a la que llamaremos “Bebés felices” tiene su propia web, denominada bebesfelices.com.

Si una persona ya conoce mi empresa y pone en su buscador www.bebesfelices.com por supuesto que accederá a mi página. O si esa persona no conoce mi negocio pero alguien se lo recomienda y lo escribe de esta manera en internet, también accederá fácilmente. Por lo que mi página web funciona perfectamente para aquellos que ya tienen conocimiento o referencia sobre mi PyME.

Sin embargo, ¿qué pasa con aquellos que buscan un fabricante de ropa de bebés y no tienen referencia sobre Bebés Felices? Probablemente esta persona coloque en algún buscador como Google “fabricante de ropa de bebés”. La pregunta es: ¿aparecerá bebesfelices.com en esa búsqueda? ¿lograré que las personas que busquen lo que hago, me encuentren la web y me conozcan?

Esto no siempre sucede, por eso volviendo al deseo inicial que da pie a este punto “¡Tengamos una web para que todos nos encuentren!”, es fundamental recalcar que la misma será muy útil para que todos aquellos que tengan referencia sobre la PyME, puedan acceder y encontrar allí toda la información que necesitan. Sin embargo, no cualquier persona que busca nuestra oferta en internet, llegará a conocernos, a menos que utilicemos herramientas especializadas. Para avanzar sobre esta idea sugerimos leer el artículo ¿Qué busca la gente en Google y cómo lo busca? donde se explica en detalle este tipo de soluciones.

4. “¡Hagamos una campaña de e-mail!”

Desde hace algunos, la posibilidad de crear una campaña publicitaria que llegue directo a nuestros consumidores o posibles nuevos clientes, pasó a ser mucho más fácil. Simplemente accediendo a un numeroso listado de e-mails y utilizando plataformas gratuitas como Mailchimp o Mail Relay, por mencionar algunas, cualquier PyME, profesional o emprendedor puede fácilmente enviar un mensaje a cientos de contactos al mismo tiempo.

Sin embargo, retomando el punto número 1 de este artículo, es fundamental tener claro a quiénes le estamos enviando dicha campaña y qué contenido tiene.

Hoy en día, se ha vuelto también muy frecuente utilizar listados de contactos de otras empresas o industrias a las que uno puede tener acceso, ya sea porque venden sus Bases de Datos o porque las utilizan públicamente dejándolas a disposición de otros.

Así es como resulta fácil caer en la trampa de enviar una campaña a miles de contactos y finalmente no obtener resultados para nuestro negocio. ¿Por qué?

Supongamos que yo obtuve un listado de clientes que gentilmente me brindó un amigo, quien posee una agencia de viajes y almacena los e-mails de todos sus pasajeros. Sin embargo, cuando yo envío mi propuesta comercial sobre fabricación de ropa de bebés, ¿cuántas posibilidades hay de que dichos pasajeros se interesen en mi propuesta? Es casi como tirar una moneda, dejándolo librado al azar.

Muchas veces, ahí está el problema. Al enviar una campaña de e-mails, es clave saber de dóndo provienen los contactos a quienes la estoy enviando, o inclusive generar contactos propios. Para esto sugerimos el artículo Cómo sacar mayor provecho de los contactos que recibes.

Y luego, por supuesto, definir un mensaje y un contenido atractivo que deberá captar la atención de este público al que me estoy dirigiendo.

5. “¡Contratemos a un community manager!”

Una de las frases más escuchadas de los últimos tiempos y uno de los puestos más buscados por las PyMEs: el “community manager”.

Este nuevo rol que surge hace pocos años debido al auge de las redes sociales, parece abarcar todo lo que la comunicación pretende en términos de captar nuevos clientes. Al buscar un community manager, en general el dueño de la PyME espera que esta única persona planifique las publicaciones en redes sociales, desarrolle el contenido, diseñe las imágenes, redacte los textos correspondientes, administre los comentarios dando respuesta según corresponda, realice un seguimiento de las consultas recibidas mediante mensajes privados y, por supuesto, busque obtener nuevos seguidores.

Esta tarea en algunos casos es posible, pero es importante saber que requiere realmente de muchas habilidades y mucho trabajo centralizado en una sola persona. Más allá de eso y suponiendo que den con la persona adecuada, es importante también saber que el éxito de la gestión no depende únicamente del communiti manager sino también del presupuesto destinado a las acciones que uno realiza.

Algo que muchos no saben es que no basta con realizar posteos en las redes para que los seguidores nos vean, porque si aquellos posteos no van acompañados de cierto dinero destinado a la publicación, el mismo será visto por un mínimo de seguidores y probablemente los esfuerzos de haber generado ese contenido no hayan valido del todo la pena.

De esta manera, es bueno saber que contratar a un community manager no es lo único necesario para lograr una buena inserción en el mundo online. Además, como ya mencionamos oportunamente, cabe reiterar que las redes sociales no siempre brindan el resultado deseado para todo tipo de industria.

Esperamos que estos 5 puntos mencionados hayan sido de utilidad para evitar caer en los errores más comunes y las creencias populares que muchas de las PyMEs tienen al querer ganar su lugar en internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *