Empezar de cero y salir a flote, esa es la historia de Bayres Mantenimiento

Bayres Mantenimiento es una pequeña empresa argentina que se dedica a brindar servicios funcionales para edificios, empresas y comercios. Entre sus especialidades se destacan herrería, pintura, colocación de puertas blindex, carpintería y cerrajería, brindando atención las 24 horas y con servicio de urgencias.

Daniel Zapata, su dueño, nos cuenta que tiene sólo dos empleados y que va llamando contratistas de cada rubro según la necesidad que se le presenta.

Daniel lleva más de 35 años en el rubro, ofreciendo y gestionando este tipo de servicios. Sin embargo hace algunos años, por motivos personales, se vio en la obligación de frenar con su trabajo, hacer un “parate” y luego volver a empezar de cero. Ese fue el puntapié para que decida contratar GEO, buscando la manera de salir a flote lo antes posible. “Si bien tengo trayectoria y soy conocido en el rubro, volver a empezar no fue fácil y gracias a los anuncios en Google me pude levantar mucho más rápido, creo que fue por eso que mi empresa pudo subsistir”, transmite Daniel con una mezcla de alivio y orgullo por lo que pudo lograr.

Además, agradece que la implementación de GEO haya sido tan fácil, ya que no tenía tiempo que perder. “No tuve que hacer nada”, asegura Daniel, y el hecho de recibir las notificaciones sobre la llegada de nuevos contactos directamente en su celular le parece súper práctico ya que él no está siempre en la oficina y así se garantiza no perder ningún nuevo contacto recibido.

Daniel, como el típico y conocido dueño de una PyME que cuida su trabajo con esfuerzo y dedicación, se ocupa de recibir todos los nuevos contactos y llamarlos él mismo para escuchar y ofrecer la solución más adecuada. Así fue como ha participado de licitaciones importantes y también asegura haber cerrado trabajos al instante, sin ni siquiera competir con otros. “Me llamaron pidiéndome un trabajo puntual, pero si sabes escuchar y atender bien al cliente eso se puede convertir en algo enorme. Ahora estoy haciendo una obra en un edificio que se va a convertir en hotel y esa sería la obra más grande por la que me han llamado, gracias a GEO.”

Luego de más de 6 meses de haber empezado a utilizar la solución, Daniel ya no se sorprende de los nuevos contactos y trabajos que puede llegar a recibir mediante su landing page (si aún no sabes de qué se trata, lee nuestro artículo “¿Qué es y para qué sirve una Landing Page?”). “Me llaman para hacer obras grandes, obras chicas, de capital, provincia, zona sur, zona oeste, de todos lados. También me han llamado de entidades públicas, del Banco Nación, de Arba… las posibilidades que te pueden llegar son infinitas”, tal es así que hoy en día considera que fuera de su trayectoria, recibió un 50 o 60% de nuevos pedidos utilizando GEO.

Además de los contactos que recibe, Danielvalora que tener una página web propia le aporta otra presencia, lo favorece en relación a su competencia y considera que otras empresas como la de él -que hay muchas- no tienen su propia página web y siente que eso lo lleva a otra categoría donde puede competir con los más grandes.

De qué manera tener presencia en internet si no tienes productos de venta online

¿Y tu ya tienes tu tienda en línea? Es la pregunta que escuchamos con más frecuencia en los últimos tiempos. El crecimiento de las ventas por internet ha alcanzado cifras impensadas, en algún punto aceleredas por la pandemia (vean la nota “Cómo afectó el Covid-19 la oferta de productos y servicios online”), pero siguiendo con un incremento que ya se venía performando desde pasado el año 2010.

Fuente: Shopify. (Ventas mundiales a través del comercio electrónico en trillones de dólares)

Cientos de plataformas emergieron en la última década ofreciendo a comerciantes de todos los rubros tener su propia tienda online, como Shopify, TiendaNube, MercadoShops, por mencionar algunas. También el caso de plataformas más avanzadas y personalizables para cada cliente, como ser Vtex o Magento.

Así es como tanto grandes como pequeños comerciantes lograron incorporarse a este universo -muchos con la ayuda de las redes sociales- impulsando sus productos y ganando su lugar en el mundo digital.

Perfecto pero… ¿y qué hay del resto? ¿qué pasa con aquellos que ofrecen un servicio en lugar de un producto? ¿o con los fabricantes o vendedores mayoristas que necesitan establecer contacto con sus clientes en lugar de directamente despachar sus productos en un envío? ¿o aquellos que requieren un proceso de venta más consultivo, largo o con cierta complejidad?

Para todos ellos también hay un lugar, simplemente hay que saber encontrarlo y para quien lo logra, se abre un mundo de posibilidades mucho más amplio de lo que uno cree.

Remontémosnos por unos segundos a la época previa al uso de internet. Aquellos años que ya nos resultan difíciles de pensar. La única forma de salir a comprar era caminando por la calle y mirando vidrieras o llamando por teléfono a algún lugar que alguien nos hubiera recomendado o buscando guías o Páginas Amarillas. ¡Qué suerte la de los negocios que podían tener una vidriera, entonces! Al menos podían captar la atención de los caminantes.

¿Y los profesionales, por ejemplo? ¿alguna vez viste la vidriera de un estudio de abogados o de un psicólogo? ¿Tocaste el timbre de una fábrica preguntando qué producían? Para todos ellos -productores, profesionales, emprendedores, contratistas y más- internet pasó a ser una vidriera digital, aquella que de otra manera no hubieran podido tener.

Tal como explicamos en nuestro artículo ¿Qué busca la gente en Google y cómo lo busca?”, hoy en día internet ofrece la posibilidad de estar exactamente donde la gente busca y lo mejor es que esa posibilidad está al alcance de todos. Ya sea si tienes una tienda física o si ofreces servicios, venta por mayor, productos a medida o lo que sea. Internet, y en especial Google, es aquella avenida transitada del centro donde se encontraban, allá por los ’90, los negocios con las vidrieras más atrayentes, donde cualquiera salía a buscar lo que necesitaba comprar. Sólo que en lugar de vidrieras con negocios, la oferta es infinita y contempla todas las industrias posibles. Y en lugar de concentrar a la gente del barrio, concentra al universo entero.

Sí, sabemos que uno también podría pensar que eso es demasiado, que es un lugar privilegiado donde las grandes compañías llevan el mando. Sin embargo no lo es. Muy por el contrario, la tecnología digital llegó para igualarnos, para brindarnos a todos las mismas oportunidades. Tales son los casos de PyMEs como El Cedro (ver nota “La carpintería que derrumbó los límites del barrio y salió al mundo”), Worten (LA PyME ARGENTINA QUE MULTIPLICÓ SUS VENTAS AL TENER UN LUGAR EN INTERNET) o Titan SRL (LA PyME QUE ATRAE CLIENTES DE TODO EL PAÍS A LA PAR DE GRANDES COMPAÑÍAS, TENIENDO SU LUGAR EN INTERNET), donde los propios dueños nos cuentan con orgullo su experiencia de haber consigo un lugar en internet.

Entonces, yendo directo al tema que nos convoca, si no puedes dar una respuesta afirmativa a la pregunta “¿y tu ya tienes tu tienda online?”, pues no importa. La tienda online o en línea no es para todos, pero internet sí lo es, de eso no quedan dudas.
Lo que habría que preguntarse en su lugar es “¿ya tienes tu lugar en internet?”

Para esto es importante definir qué tipo de exposición necesita tu negocio. Si no es una tienda en línea, entonces deberías considerar tener una Página o Landing Page (ver nota “¿Qué es y para qué sirve una Landing Page?”) y generarle tracción (visitas) gracias a acciones de difusión y publicitarias. Para eso existen soluciones que se adaptan a las PyMEs logrando posicionarlas en el mundo digital al igual que lo hacen las grandes compañías.

TITAN SRL: LA PyME QUE ATRAE CLIENTES DE TODO EL PAÍS A LA PAR DE GRANDES COMPAÑÍAS, TENIENDO SU LUGAR EN INTERNET

Titan SRL es una PyME argentina radicada en la Provincia de Córdoba que desde el año 2006 se dedica a la actividad manisera, pasando por distintos procesos productivos y fabriles que se inician desde la producción del maní hasta su procesamiento industrial.

Daniel, su dueño, nos cuenta que en sus inicios el principal negocio fue la exportación de maní crudo. Con el tiempo y casi como un hobby, comenzaron a hacerlo tostado y a incorporar distintas líneas, como el maní japonés, saborizado, con o sin piel, y otras variedades. De a poco, sumando valor, observaron que eso también era una importante rama del negocio y avanzaron por ese camino, como casi todas las PyMEs que van acomodando su rumbo en búsqueda de nuevas oportunidades.

Hoy en día, la empresa se dedica casi en su totalidad al snack con un producto acorde a las necesidades del mercado actual.

Con su versatilidad y capacidad de adaptarse a los cambios del negocio, queda demostrado que la producción nunca fue un problema para Titan SRL. La preocupación de Daniel era otra: “Yo veía que era muy difícil promocionar los productos. A pesar de tener una página web, no tenía impacto”, transmite Daniel.

Si bien él tenía conciencia de que tener una página web era importante para darse a conocer y presentar su negocio, notaba que nadie tenía acceso a ella. Los usuarios que navegaban en internet jamás llegaban hasta su página si él no los contactaba previamente, es decir que las personas no encontraban Titan SRL, aun cuando buscaban fabricantes o distribuidores de productos de maní. Su sitio solo servía como una carta de presentación para aquellos contactos que llegaban desde otro lado y luego visitaban la web para interiorizarse, pero no lograba que la misma funcione para atraer nuevos clientes.

Para resolver esa traba, Daniel contaba con una agencia externa que hacía sus intentos por atraer público a su negocio mediante redes sociales y algunas acciones variadas de marketing que en su mayoría no traían los resultados que esperaba. Sus acciones y publicaciones no llegaban al cliente mayorista al que apuntaba su producto y las consultas recibidas terminaban en la nada.

Cuando en agosto de 2019 Daniel conoció GEO by Engeni, al instante se animó a probarlo con la esperanza de que resolviera ese costado comercial en el que radicaba su principal problema. Le pareció que el costo era accesible y podía hacer esa inversión, al menos por algunos meses, para evaluar si traía resultados.

“El cambio fue muy impactante, al poco tiempo habíamos cuadruplicado los clientes”, cuenta Daniel y agrega “yo pensé que eso de recibir llamados en algún momento iba a terminar, pero no, es algo constante… desde que arrancamos no se ha cortado nunca”.

Daniel recuerda la implementación de GEO como algo muy ágil, “me preguntaron algunas palabras claves de mi negocio y dos o tres cositas más y de pronto ya tenía una mini página armada y gente que me empazaba a llamar”. En la charla nos confiesa que no entiende del todo cómo funciona esto… solo sabe que lo llaman clientes mayoristas que buscan exactamente lo que él ofrece, desde distintos puntos del país, y le tranquiliza saber que por cada consulta recibe un e-mail y una alerta en su celular que le da aviso del contacto para luego activar con un llamado. Además, Daniel utiliza a diario el panel de control donde visualiza las visitas y los datos para llevar un registro de los llamados y no perder ningún posible cliente.

Además de dejar en claro cómo GEO impulsó el crecimiento de su negocio, Daniel transmite sorprendido que por los llamados que recibe a diario, no siente ninguna diferencia con respecto a las grandes compañías, inclusive empresas internacionales, aquellas que se encuentran fácilmente buscando en Google. Sin embargo, la suya se trata de una PyME que supo tener su lugar e igualarse a las grandes empresas en el mundo digital: “siento que estoy a la par de cualquier empresa grande y así puedo vender a todo el país, mientras que estoy en un pueblo donde si hago propaganda local no me sirve para nada y encima el costo es muy alto”.

Cómo afectó el Covid-19 la oferta de productos y servicios online

Como ya todos sabemos, la aparición del nuevo virus Covid-19 generó una revolución de cambios a nivel mundial en muchísimos aspectos. El más profundo, entre otros, tiene que ver con el aislamiento social y la necesidad de que todos -niños, adolescentes y adultos- permanezcamos en nuestras casas por un prolongado período de tiempo, sin dudas mucho mayor al que jamás imaginamos.

Así, en el encierro y bajo la necesidad de sostener a la distancia algunas de las actividades principales y esenciales de la vida, como los lazos sociales, el sistema educativo en todos los niveles, trabajos de todo tipo y rubro, fue que el uso de internet pasó a ser una herramienta básica, un factor fundamental y sin el cual muchos no hubieran podido salir adelante.

Hootsuite y We Are Social (dos de las más importantes herramientas para la gestión de redes sociales), han publicado un informe que demuestra la forma en la que las actividades online aumentaron significativamente desde el inicio de la pandemia y cómo esto ha modificado hábitos en la utilización de internet.

El uso de redes sociales, de mensajería, ver películas, escuchar música, juegos online… de golpe todo converge ahí, en el mungo digital.

¿Y qué sucede con la oferta de productos y servicios? Claramente, no puede quedar exento. Durante varios de los meses transcurridos en pandemia, en muchas regiones del mundo estuvo prohibido salir a comprar, inclusive para los negocios no estaba permitido abrir sus puertas. Eso no implica que la gente haya dejado de necesitar cosas, o justamente, que le surjan nuevas necesidades al vivir en un contexto distinto al habitual.

Así como el consumo de películas, música y juegos -entre otras cosas- se canalizó casi en su totalidad por el uso de internet, la compra de productos, la contratación de servicios o al menos la forma de avergiuar dónde conseguir lo que uno busca, también recayó en este mismo lugar.

¿Y cómo reaccionaron las empresas a esto?

Pensemos en las grandes compañías, aquellas que ya contaban con su plataforma online tanto para vender como para establecer contacto con sus clientes. Bien, ellos seguramente habrán recibido mayores consultas, mayores ventas por internet que en sus negocios o establecimientos físicos y rápidamente hayan tenido que reforzar sus equipos de atención online para dar respuesta a este canal que tomaba una relevancia inesperada.

Pero pensemos ahora en las pequeñas y medianas empresas, en los negocios de barrio, en los profesionales con estudios u oficinas propias. Pensemos en todos aquellos que aún no tenían un lugar en internet. ¿Qué les pasó?

Si nos enfocamos en nosotros mismos y nuestra forma de manejarnos durante la cuarentena, seguramente encontramos ocasiones en las que tuvimos que buscar, por ejemplo, un médico que pudiera atendernos -ya sea de forma presencial o virtual- como ofrece el Dr. Orellana en Bolivia; o asistencia psicológica como es el caso del Lic. Alejandro Pascolini. Inclusive muchos habrán necesitado algún insumo para su propio negocio, que debía seguir funcionando a pesar de las dificultades, y así debieron salir en la búsqueda de proveedores como el Frigorífico Los Hermanos o Fruty San Light, mayorista de frutos secos.

Definitivamente, muchos de ellos tuvieron que reinventarse, sacar fuerzas de donde pudieran para formar parte de este nuevo mundo. Muchos otros, tristemente, quedaron suspendidos por el camino al no saber cómo adentrarse en este universo digital que hoy lo condensa todo.

Ahí es donde nos encontramos ante una gran problemática y donde se evidencia claramente la desigualdad entre aquellos que utilizan las tecnologías digitales y quienes aún no lo hacen. Esta es la causa que perseguimos en Engeni y por la que trabajamos día a día: democratizar el uso de las tecnologías digitales.

Así lo transmiten algunos casos con los que también pueden sentirse identificados, como el de la carpintería El Cedro o el relato de Carlos, dueño de Worten, una PyME dedicada al mantenimiento industrial de equipos rotativos que multiplicó sus ventas al tener un lugar en internet.

Si algo nos deja en claro este análisis, es que el incremento en el uso de internet por miles de personas a nivel mundial, incorporando nuevos usuarios y a su vez nuevas formas de uso para quienes ya la utilizaban, llegó para quedarse.

Lo cierto es que aquel que en el encierro de la cuarentena pudo contratar un servicio, hacer una compra online o dar con el lugar adecuado para lo que estaba buscando, la próxima vez que necesite algo probablemte recurra al mismo lugar: el universo online.

Tal como explicamos en el artículo “¿Qué busca la gente en Google y cómo lo busca?” es ahí donde hoy en día, y más aun tras los efectos del Covid-19, emergen los productos y servicios que los millones de usuarios de internet están buscando.

La recomendación de Engeni es que todo aquel que esté a cargo de una PyME, negocio o estudio profesional, dedique al menos una pequeña inversión a tener su lugar en internet. Para esto existen diversas soluciones que ofrecen hacerlo con facilidad y bajo costo, sin dedicarles tiempo ni morir en el intento. ¡No se desanimen y atrévanse a encontrar su lugar!

¿Qué es y para que sirve una “landing page”?

El concepto de landing page es uno de los más utilizados actualmente, sin embargo entre tantas posibilidades que brinda hoy en día el universo digital, a veces es difícil tener claro de qué se trata cada herramienta y muchos se pierden en el intento.

Entre perfiles en las redes sociales, canales de youtube, páginas de venta online, sitios web institucionales -entre otras cosas- resulta complejo definir y encaminarse hacia donde uno realmente necesita llegar.

La pregunta fundamental que debemos hacernos siempre es: cuál es nuestro objetivo.
En general, tratándose de PyMEs, negocios o profesionales, el objetivo final siempre confluye en “vender” -ya sea un producto o servicio-, pero si afilamos un poco el lápiz y tratamos de pensar más allá, muchas veces llegamos a la conclusión de hay pasos previos a la acción de venta que pueden allanarnos el camino. Uno de ellos, como ya hemos visto en otra de nuestras notas (ver artículo ¿Qué busca la gente en Google y cómo lo busca?) es entender lo que el público necesita y cómo busca eso que quiere, utilizando internet como la herramienta número 1 de los últimos años, googleando y definiendo sus intereses que nos darán las pautas para guiarnos hacia ellos.

Luego vimos también qué sucede cuando logramos que aquellos que buscan nuestro producto o servicio, efectivamente nos encuentren (ver nota “Ya aparezco en las búsquedas de Google ¿y ahora qué hago?”).


Ahora sí, es cuando llegamos a la landing page. Qué mejor manera de introducir este concepto que una llegada. Porque justamente, como su nombre en inglés lo indica, “landing” se refiere a aterrizaje. La landing page es literalmente una página de aterrizaje. Es ese lugar en el espacio virtual al que la gente va a llegar por medio de una acción.

Por ejemplo, si una persona necesita reparar su computadora y se dispone a buscar en Google servicios técnicos que trabajen por su barrio, idealmente -si ya contamos con presencia digital y nos ubicamos en las búsquedas de Google como mencionamos en los artículos anteriores- encontrará nuestro negocio. De esta manera, al hacer click en nuestro anuncio tendrá que llegar a nuestra landing page, o sea, una página web propia donde podrá ver la información concreta sobre el servicio que ofrecemos (lo que esta persona buscaba) y nuestro negocio.

Esto se aplica a todo tipo de industria, venta de producto o servicio, profesionales y emprendedores que intentan, como todos, captar nuevos clientes.

Dado que el navegante demuestra interés por conocer nuestro producto o servicio, el contenido de nuestra landing page será muy específico y tendrá puntos clave a tener en cuenta:

  1. Es fundamental comenzar con una definición breve y concreta de lo que hacemos y lo que ofrecemos. De esta manera, el interesado podrá confirmar al instante que el sitio al que llegó es el indicado para resolver su inquietud.
  • Seguido a esto, casi en el mismo nivel de lectura para evitar distracciones y pérdidas de tiempo que el navegante común no suele tolerar, debe haber un breve formulario que invite al usuario a dejar sus datos y de esta manera ponerse en contacto con nosotros. Si logramos esto, podemos decir que la landing page ha valido la pena.
  • Luego, para explayar un poco nuestra información, podemos ofrecer detalles sobre nuestros productos o servicios, forma de trabajo y características principales, acompañando con imágenes o videos que ilustren de alguna manera nuestra propuesta.
    Este tipo de datos es conveniente exhibirlos en pequeños puntos con poco texto ya que no pretendemos que nuestra landing page sea demasiado extensa.
    En cuanto a las imágenes, pueden ser de distintos tipos.
    – Imágenes reales: nos referimos a fotos propias, ya sea de los productos/servicios que ofrecemos, del entorno como los locales de atención al público o las oficinas donde trabajamos, o del personal o los profesionales que forman parte del equipo.
    – Imágenes de banco: en este caso se trata de imágenes que tomamos un banco de imágenes de internet en el que obtenemos los derechos para su uso. Ya sea pago o gratuito (existen banco de imágenes sin costo), pero nunca es conveniente buscar imágenes en internet y descargarlas sin permiso ya que puede traernos complicaciones legales a futuro.
    En el caso de buscar imágenes en la web, probablemente no sean tan literales como las imágenes propias pero sí pueden mostrar acciones, actitudes y procesos relacionados a nuestra oferta.
    – Ilustraciones: por último, podemos evitar la fotografía y recurrir a la ilustración. En este caso también podemos utilizar ilustraciones propias (hechas por un diseñador o ilustrador especialmente para nosotros) o buscarlas en internet respetando los derechos de autor, tal como sucede con la fotografía.
    Al utilizar ilustraciones, podemos transmitir de manera menos lineal conceptos, ideas y formas de trabajo que también resultan atrayentes para el lector.

    En caso de contar con videos, es conveniente que sean propios. Los mismos pueden explicar o mostrar nuestro producto o servicio o contar, por ejemplo, la experiencia exitosa de uno de nuestros clientes.
  • Finalmente, luego de presentar brevemente nuestra propuesta y dejar al visitante convencido de que somos la mejor opción para su necesidad, es conveniente ofrecer otras formas de contacto como teléfono, e-mail o whatsapp mediante un botón directo de contacto. También podemos brindar la dirección comercial e incluso mostrar un mapa de ubicación.
    De esta manera, si el navegante no había completado el formulario del principio, tiene nuevas opciones de contacto inmediato.

Para terminar de cerrar la idea y dejar en claro en qué consiste una landing page ágil y funcional, compartimos algunos ejemplos que generamos desde GEO by Engeni y que demuestran lo efectivo que resulta contar con presencia en internet. Inclusive, nosotros mismos tenemos una 😉

GEO: https://products.engeni.com/geo

Worten, Argentina: https://laguia.online/reparaciones/worten-sa.html

Covemaq, México: https://laguia.online/comercios/covemaq.html 

Felix Isla Abogados, Argentina: https://laguia.online/abogados/felix-isla-abogados.html

AGSA, Bolivia: https://laguia.online/maquinas-herramientas-motores/agsa.html 

Interservicios, Guatemala: https://laguia.online/marketing-publicidad-promocion/interservicios-mercadeo-digital.html 

Prohygiene, Ecuador: https://prohygiene.com/contacto/guayaquil.html 

Red Omega – Natura, México: https://laguia.online/higiene-belleza/natura-red-omega-adrian.html 

WORTEN, LA PyME ARGENTINA QUE MULTIPLICÓ SUS VENTAS AL TENER UN LUGAR EN INTERNET

Hoy queremos contarles la historia de Worten, una PyME argentina que surge en el año 2013 para dedicarse al mantenimiento industrial de equipos rotativos y a la venta de vendajes para cañerías y tuberías.

Worten es una de esas empresas de nicho dedicada a tareas que no todo el mundo conoce, como el diagnóstico y mantenimiento preventivo de todo tipo de equipos rotativos (bombas, agitadores, reactores, turbinas y más). Se destacan por su experiencia en el mercado, su atención personalizada y velocidad de respuesta a las necesidades de sus clientes.

Además, la empresa produce vendas para reparación rápida de cañerías, muy fáciles de usar, lo que permite solucionar fugas de cualquier tipo de líquido sin la necesidad de frenar el procesos productivo de otras industria u operaciones relacionadas.

Desde sus inicios, Carlos, su dueño, consideró que la forma de manejar su negocio era “a la vieja usanza” -como él mismo lo define- bajo un proceso de venta tradicional en el que investigaban posibles nuevos clientes, los contactaban por teléfono y concertaban una visita para explicarles en detalle su servicio y su oferta.

Claro que esto le llevaba tiempo y dedicación y aun así había cientos de posibles clientes desconocidos a los que nunca podría llegar, a menos que el efecto boca en boca hiciera que alguna otra empresa lo contacte.

Hasta el año 2017, Worten no contaba con presencia en internet. Como muchas PyMEs de su rubro, ponían todo su esfuerzo en salir a buscar posibles clientes cada día.

Fue en ese momento en el que Carlos, impulsado por la necesidad de hacer crecer su negocio, quiso probar algo diferente y se acercó a Engeni, la compañía que tiene como principal causa democratizar las tecnologías digitales, logrando que las PyMEs y los profesionales tengan el mismo acceso a éstas que las grandes empresas.

Desde Engeni, la sugerencia para Carlos fue implementar GEO, una solución basada en generar presencia en el universo online mediante una campaña de publicidad en Google, y la creación de su propia página web de presentación donde cualquiera que busque el producto o servicio, pueda encontrarlos y contactarlos al instante.

“Cuando me animé a probar GEO, lo hice con la intuición de que había un mercado más allá del que nosotros trabajábamos habitualmente y que podía expandir nuestra capacidad de atender de la manera tradicional, y fue así.

Me pareció que este era el canal correcto para llegar a ese mercado que yo sospechaba que estaba y al que no podía acceder.”, explica Carlos, quien hasta ese momento estaba convencido de que al dedicarse a un negocio principalmente industrial, las empresas que podían llegar a utilizar sus servicios eran grandes y conocidas, por lo que haciendo una rápida investigación podía contactarlas fácilmente.

Sin embargo, sus ganas de crecer y buscar más allá le confirmaron que había un segmento industrial desconocido al que nunca hubiera podido acceder si no se hubiera animado a iniciar una presencia digital.

Al aparecer en el buscador de Google, Worten pasó a ser una PyME con presencia digital a la que no solo acceden las grandes empresas sino también un público de consumo masivo imposible de contactar si no fuera por estar ahí, donde la gente busca.

“Desde que tenemos nuestras propias páginas web y estamos en Google, cualquier persona que está buscando lo que ofrecemos directamente nos encuentra. Todos los días recibo por lo menos un llamado que llega desde ahí.”, comenta Carlos naturalmente, ya que luego de 3 años de haber implementado la solución, no se sosprende de sus resultados como lo había hecho al principio: “GEO rápidamente me trajo resultados que justificaron la inversión en la campaña por 4 o 5 años. Conseguí 3 grandes clientes a los que nunca hubiera accedido y llegaron a mi negocio cientos de nuevos contactos. Fue muy fuerte el impacto, algo totalmente multiplicador.”

Carlos asegura que el proceso de implementacion de GEO fue completamente llave en mano: “Les escribí un mail y me devolvieron un sitio web. Fue lo más sencillo y efectivo que hice a nivel de marketing y comunicación.

Les mandé un mail con lo que hago y me olvidé del tema, lo único que pasa es que me llegan clientes. No tengo que hacer nada, no me tengo que ocupar, funciona solo.”

A partir de haber obtenido presencia en internet y de haber logrado fácilmente acercarse a la tecnología digital, Carlos considera que sin duda tiene un diferencial ante otros de su mismo rubro. Él sabe que hay mercado para todos pero tiene la tranqulidad de que cuando alguien busca, lo encuentra seguro. Worten está en la web mientras que otros no, y esa es una gran diferencia.

Todo sobre la presentación online que captó la atención de cientos de PyMEs de latinoamérica

“Primeros pasos para captar clientes en internet”, ese fue el tema central de la charla que brindó Nicolás Heller, Director Ejecutivo de Engeni, el pasado miércoles 25 de noviembre.

¿Qué motivó a la compañía a brindar esta presentación gratuita en la que participaron más de 200 PyMEs, negocios y profesionales de Argentina, México, Colombia, Perú, Guatemala y Paraguay?

Si bien desde hace años el auge de internet es evidente, el contexto mundial vivido en 2020 bajo las circunstancias de la pandemia, evidenció una fuerte brecha en donde las grandes empresas, preparadas para operar en el universo online y con acceso a tecnologías digitales que facilitan sus tareas, tomó la delantera por sobre aquellas PyMEs que aun no tienen presencia en internet.

Así es como Engeni, fiel a su causa de impulsar el crecimiento de las PyMEs democratizando las tecnologías digitales, puso a disposición esta charla que sin duda esclarece el camino hacia aquellos que aún creen que el universo digital es demasiado complejo o tienen dudas sobre el modo de abordarlo.

Y como la igualdad de oportunidades es el lema, para quienes no tuvieron la oportunidad de asistir, aquí compartimos la presentación completa.

Esperamos les sea útil y logren encaminarse pronto hacia el mundo digital.

Ante cualquier necesidad en la que crean que desde Engeni los podemos ayudar, como comenzar a tener presencia en internet, poner sus negocios en Google y comenzar a captar nuevos clientes, pueden contactarse por mail a info@enge.com y estaremos felices de impulsar su crecimiento.

Tener tu lugar en internet. Tener tu lugar en Google.

Aquí compartimos una breve explicación de por qué consideramos que todas las PyMEs, profesionales y emprendedores deberían tener su lugar en internet.

Si aun no lo consideraste, o si lo pensaste pero creíste que implementarlo sería demasiado costoso o complicado, mira este video y conoce la solución que hará que tu negocio salga al mundo.

No dudes en contactarnos para cualquier consulta o inquietud. En GEO estamos listos para ayudarte a impulsar tu negocio.

La carpintería que derrumbó los límites del barrio y salió al mundo

Esta es la historia de Sergio y su carpintería El Cedro, un negocio de barrio como muchos otros.

Un día, Sergio entendió que necesitaba que el mundo lo conozca y para eso necesitaba estar en internet, necesitaba aparecer en Google.

Como él mismo transmite en el video que compartimos a continuación, desde que implementó la solución GEO by engeni el porcentual de contactos recibidos en su carpintería, para convertirse en clientes, aumentó un 80% bajo la gestión de nuestros expertos certificados en Google.

Así es como hoy la carpintería El Cedro ya no es un negocio de barrio, sino un negocio que se posiciona en internet como muchas de las grandes compañías del mismo rubro.

Una vez más, logramos nuestro objetivo de impulsar el negocio de las PyMEs acercándolos a la tecnología y brindándoles las mismas posibilidades que las grandes empresas.

Ya aparezco en las búsquedas de Google ¿y ahora qué hago?

Retomando el tema que ya abordamos anteriormente en el artículo “¿Qué busca la gente en Google y cómo lo busca?” nos animamos a suponer que muchos estarán implementando distintas estrategias para que más gente conozca su PyME, negocio o profesión y pueda contactarlos. Si aún no lo hicieron, y quieren que les demos una ayuda, nos avisan aquí.

Si bien lograr que nuestro público nos encuentre y nos contacte es un primer desafío, es fundamental no perder de vista el segundo paso que viene ligado a la recepción de estos nuevos contactos: ¿cómo convertirlos en clientes?

Para entender algunos conceptos que posiblemente hayan escuchado, estos nuevos contactos que llegan es lo que se conoce como “lead”, lo que remite a la generación de oportunidades de venta de un producto o servicio.

Un lead viene a ser esa persona que por algún motivo se puso en contacto con nosotros y nos entregó sus datos para recibir una respuesta de nuestra parte. De este modo, un lead es claramente una oportunidad.

Para entenderlo con un ejemplo, si yo ofrezco un servicio de jardinería, ¿cualquier persona a la que le gusten las plantas es un “lead”? La respuesta es no. Un lead es únicamente aquella persona que se contactó con mi negocio y dejó sus datos para que yo lo contacte, envíe información, etc.

Si estas personas buscaran en internet un servicio de jardinería y llegaran a mi negocio ya sea completando un formulario de contacto, enviando un mail, whatsapp o con una llamada telefónica, lo voy a considerar un lead.

Y por ahora es simplemente eso, porque aún esa persona no es mi cliente, pues todavía no contrató mi servicio. Ahí es donde está mi próximo desafío.

A continuación vamos a enumerar algunos consejos para convertir estos leads en verdaderos clientes:

  1. Establecer los canales de recepción de leads.

Cada negocio, empresa o profesional independiente tiene sus propias particularidades y formas de trabajo. Por eso es fundamental definir cuál es el canal de contacto que mejor se adecúa a las posibilidades de cada uno.

Por ejemplo, si en tu negocio nadie se encuentra disponible para atender llamados telefónicos pero sí para recibir e-mails, ese será el mejor canal para ofrecer.

A veces uno cree que es mejor ofrecer todos los canales posibles para dar mayores opciones y entonces cae en el error de brindar teléfonos que nadie atiende o direcciones de e-mail que no se chequean a diario. Por eso es fundamente definir el canal adecuado y estar seguros de que ese canal sea atendido ágilmente.

Inclusive en algunos casos se crean canales especiales para la atención de leads, como las conocidas direcciones de e-mail que suelen ser info@…. dedicadas a recibir consultas de posibles clientes. O mejor aun, si la recepción de leads será vía e-mail, resulta todavía más práctico crear un formulario de contacto donde nos dejen la información básica que nos interesa saber de antemano y que ese formulario nos llegue por mail, así logramos mayor efectividad al recibir los datos más relevantes del lead.

2. Definir responsables de atención

Una vez elegidos los canales de contacto, es importante definir a la persona responsable de atender y responder ese canal.

Un error muy común en las PyMEs donde se cuenta con agentes de venta, por ejemplo, es crear el mail ventas@… y que los e-mails lleguen a todos los agentes del equipo. Entonces pueden ocurrir dos cosas, o que nadie responda a la consulta recibida o que la responda más de una persona, generando ruido o confusión en la atención.

Por eso es fundamental definir quién será la persona responsable de atender y responder y, en caso de que sea más de uno, implementar un método eficiente para que todos puedan estar al tanto del estado de cada consulta, como ser una planilla compartida con información del contacto y su estado de situación.

3. Ser ágiles en las respuestas

Uno nunca sabe cuánta urgencia tiene la persona que nos está contactando, o si también -y posiblemente suceda- está consultando con otros del mismo rubro. Por eso es fundamental dar respuestas rápidamente.

En algunos casos, cuando se trata de compras o contrataciones más impulsivas, el interesado simplemente concreta la compra con el primero que le respondió: a mayor velocidad de respuesta, mayor probabilidad de cerrar la venta.

En otros casos, aunque el interesado requiera de algún tiempo para evaluar la compra o contratación, haber respondido ágilmente a su consulta siempre suma como un aspecto positivo en la calidad de la atención que asume que recibirá al contratar el servicio o comprar el producto.

Para una mejor organización interna, es útil definir un plazo máximo de respuesta a las consultas recibidas. Como no dejar pasar más de 12hs sin responder un e-mail o más de 10 minutos sin responder un mensaje de whatsapp. Para estos casos, siempre es útil también informar el horario de atención, de manera que si el interesado establece el contacto fuera de ese horario, sepa que no será automáticamente atendido.

4. Ordenar los procesos internos

Sabemos que en muchos casos la PyME consiste en un negocio unipersonal o inclusive un profesional independiente, donde es el dueño mismo quien se ocupa de todo.

Aquí es importante saber que la recepción de leads es una tarea que no debería quedar desatendida, por eso muchas veces se sugiere, en lo posible, delegarla o bien dedicar un tiempo diario a hacer un seguimiento correcto.

Ahora bien, cuando la persona que atiende las consultas no es la misma que finalmente podrá concretar el proceso de contratación o compra, es fundamental que el proceso interno sea organizado y efectivo, y que todos tengan en claro los pasos a seguir a partir de la llegada del lead.

A journey of a thousand miles begins with a single step. One step closer to the goal. Hand moving a blue pawn one step forward.

Por ejemplo, si en un estudio de abogados la persona designada para recibir los leads no es un abogado, sería interesante que esta persona pueda extraer información valiosa que le permita al abogado establecer un segundo contacto teniendo una referencia clara y aprovechando al máximo la oportunidad.

También acá es fundamental seguir manteniendo la agilidad en las respuestas y si el abogado tuviera que hacer un segundo contacto, asegurarnos de que lo haga lo antes posible. Siempre es importante no dejar que el contacto se enfríe.

4. Almacenar los leads

Los 4 puntos mencionados anteriormente son fundamentales para cumplir con el objetivo de convertir leads en clientes. Ahora bien, todos sabemos que no todos los leads serán inmediatamente clientes, pero no por eso debemos olvidarlos o desecharlos.

Almacenar los leads es una herramienta clave que nos brindará la posibilidad de seguir en contacto con ellos, tenerlos identificados y poder ofrecerle distintas propuestas para que en el futuro sí puedan convertirse en clientes reales, sin haber perdido el contacto.

Esto resulta sumamente útil para acciones de e-mail marketing (ver también la nota de nuestro blog “E-mail marketing: 4 sugerencias para un e-mail efectivo”) o bien llamados telefónicos de venta directa. Inclusive, si los leads son valiosos, se puede sostener un vínculo como envíos de regalos para su cumpleaños (o simplemente un mensaje) o demás acciones de marketing directo que terminan por convertir, a mediano o largo plazo, un lead en un cliente.