Gastón, el paracaidista que llevó su emprendimiento turístico “Renta Aventura” al universo 100% online, logrando estar un paso adelante

Gastón Videla es un especialista en paracaidismo, amante del turismo aventura y actividades extremas.
En el año 2015 tuvo una idea muy particular: convocar prestadores de servicio turístico que ofrecen distintos tipos de experiencias de lo más exóticas y/o extremas -como un paseo en globo, tirarse desde un avión en paracaídas o volar en parapente, por mencionar algunas- y promocionar distintos paquetes utilizando únicamente internet como herramienta de difusión, facilitándole al turista la búsqueda de este tipo de actividades en su zona de viaje.

Ya en aquel momento, hace más de 6 años, cuando todavía la promoción de productos y servicios online no era lo que es hoy -más aun luego de la pandemia, (recomendamos el artículo “Cómo afectó el Covid-19 la oferta de productos y servicios online” para ampliar sobre este aspecto)- Gastón comprendió que no era necesario tener un puesto físico donde recibir a los interesados, ni una oficina comercial. Simplemente con el uso de internet logró dar forma a su emprendimiento unipersonal, estando inmerso en el ambiente del turismo aventura y con la visión de encontrar un nicho de mercado de aquel turista que llega a la Ciudad de Mendoza, Argentina, en búsqueda de experiencias atípicas y desafiantes.
Así es como surge Renta Aventura, generando de a poco que colegas e instructores de este tipo de experiencias le soliciten a Gastón que ofrezca sus servicios.

Sin embargo, los inicios no fueron fáciles ya que el emprendedor debía dedicar gran parte de su tiempo a publicar posteos en las redes sociales, Facebook sobre todo, siendo el espacio en el que nucleaba a sus posibles interesados.
Con mucho empeño y horas invertidas, ya con más de 15 mil seguidores en su perfil, comenzó a invadirlo la preocupación de que si algún día la red social cambiara sus condiciones o pusiera algún impedimento, él perdería todos sus esfuerzos puestos en sostener su negocio, al depender exclusivamente de este espacio virtual.
Además, notaba que su tiempo de dedicación en realizar posteos era desproporcionado y demandaba mucho más de lo que podía dedicarle, al trabajar por su cuenta, sin ayuda de nadie, y tener que repartir su tiempo con otro empleo fijo que nada tiene que ver con este.

Fue entonces que decidió buscar otra alternativa disponible que le permitiera ofrecer su propuesta, diversificando los canales y ampliando el espectro, con ansias de alcanzar una mayor cantidad de gente que buscara este tipo de servicios.

Así es como luego de analizar la posibilidad de desarrollar su propio sitio web para luego darle difusión a esa página -lo que según sus averiguaciones le resultaba sumamente costoso- buscando en Google, conoció la solución GEO by Engeni.
Tras solicitar información dedujo que la propuesta de GEO era ideal para él, sobre todo porque el gasto mensual era fijo y acotado, acorde a sus posibilidades, e incluía la publiciad en Google Ads, algo que desde hace tiempo tenía intenciones de probar.

Luego de decidir avanzar con la solución, Gastón notó que el beneficio no era únicamente económico, sino que además la posibilidad de estar en Google ampliaba enormemente su alcance y permitía que cientos de turistas que antes no lo conocían, accedan a su propuesta (sugerimos leer “¿Qué busca la gente en Google y cómo lo busca?”) y no solo eso, sino que notó que el tiempo que solía dedicar a buscar clientes, realizando posteos en Facebook y contactando grupos de turistas, ya no requería de su esfuerzo y dedicación: “Es muy práctico, muy cómodo, me deja al cliente servido en bandeja, lo único que me queda es cerrar la venta y no tener que salir a buscar al cliente”, comenta Gastón.

En su caso, todos los mensajes le llegan automáticamente por whatsapp y él responde al instante, lo que permite un ida y vuelta completamente ágil con el interesado. Inclusive, Gastón confiesa que al poco tiempo de implementar GEO y ver la comodidad de que los contactos lleguen automáticamente, sin realizar ningún esfuerzo ni dedicarle su tiempo, abandonó otras acciones de difusión, como las publicaciones en redes sociales, armado de contenidos y demás. “Gané una cantidad de tiempo increíble y caí en la comodidad de que siempre hay gente que me va a encontrar y me va a contactar, sin que yo haga nada para lograrlo, sin pasar horas armando posteos ni tratando de buscar nuevos grupos de turistas… quizás si hubiese seguido tratando de traccionar gente tendría todavía más clientes de los que tengo, pero hoy en día me sirve más contar con ese tiempo liberado y saber que igual los clientes llegan a toda hora y desde cualquier lugar”.

Actualmente, y más aun habiendo comenzado con su proyecto 6 años atrás, Gastón se considera a sí mismo como un adelantado al haber encontrado su lugar en internet y aprovechado al máximo el universo online, en comparación a sus competidores quienes aun hoy en día cuentan con sus oficinas comerciales de atención al público. Inclusive, comprende que él consiguió romper las barreras de la distancia, logrando que los turistas contraten sus servicios aun antes de haber realizado el viaje, lo que resulta casi imposible para quienes atienden de manera personal en la Ciudad de Mendoza, lugar donde inició todo. Y no solo eso, sino que Renta Aventura hoy también ofrece experiencias y paquetes fuera de lo que comprende a la Ciudad, al haber logrado convocar prestadores que no necesariamente operan en dicha locación.


Celebramos las iniciativas de los emprendedores que dan el paso hacia lo digital, se animan a probar y salen adelante. Un caso testigo donde Engeni logra seguir colaborando en su causa de impulsar el crecimiento de la PyMEs.

Reflexiones sobre un año de aprendizajes

Cerrando el 2021 resulta casi imposible pensar y hacer un balance del ciclo sin considerar los efectos de lo que ha sido la pandemia a nivel mundial.
Sin intenciones de remontarnos a lo sucedido en el 2020, donde el Covid-19 nos asaltó de sorpresa modificando prácticamente todas nuestras rutinas; este año podríamos estar en condiciones de decir que -en muchos casos- hemos aprendido.

Hemos aprendido a trabajar a distancia, entendiendo que no compartir el espacio físico ya no es un impedimento para realizar tareas en equipo.
Logramos resolver procesos prescindiendo de materiales como papeles o carpetas, llevándolos ahora al plano de la virtualidad mediante documentos, fotos o videos.
Supimos -si aún no lo sabíamos- comprar y abastecernos mediante internet, así como vender y entregar nuestros productos o servicios digitalmente.
Pudimos, en ocasiones, reducir gastos que en un momento veíamos como inevitables y ahora consideramos innecesarios, como sostener el pago de un alquiler o el mantenimiento de un espacio que ya no utilizamos.
Inclusive, hay quienes iniciaron un cambio de rumbo, dándole un giro a su trabajo o profesión, enfocándose en algo que -pandemia mediante- pudiera darles un mayor rédito económico.

Para relatar un poco de lo que fue este 2021 en el que aún transitamos la pandemia pero de manera diferente, compartimos una profunda entrevista al reconocido periodista y escritor Andrés Oppenheimer (actual columnista de The Miami Herald y conductor del programa «Oppenheimer Presenta» en CNN en Español) donde coincidimos en concluir que dependemos nada menos que de nuestra propia voluntad y motivación para salir adelante.
Cabe aclarar que la duración del video es larga para lo que hoy en día estamos acostumbrados, pero su fluidez permite ser escuchada mientras hacemos otra cosa, como cocinar, andar en transporte, conducir nuestro coche, trabajar o hacer cualquier otra tarea que no demande el total de nuestra atención. ¡De corazón, les recomendamos hacerlo y no perdérsela!

Y antes de dejarlos con la entrevista, compartimos con ustedes el deseo de que en el nuevo año que comienza, podamos capitalizar los aprendizajes y que nuestra principal CAUSA de apoyar e impulsar el crecimiento de las PyMEs acercándolos a las tecnologías, se siga fortaleciendo, aportando mejoras para todos ustedes.

¡Brindamos por un gran 2022 para todos nuestros clientes, proveedores, staff y toda nuestra comunidad de seguidores!

¡Felices Fiestas!

Todo el equipo de

Google Ads: consejos claves para no caer en la desilusión

Si has llegado a este artículo es posible que sucedan dos cosas: o estás interesado en investigar más sobre Google Ads y saber si realmente será útil para ti, o ya eres parte de nuestra red de lectores y sigues con atención los artículos que creamos para ayudarte a ti y a otros comerciantes, empresarios, profesionales y emprendedores de Latinoamérica. En ambos casos, esperamos poder orientarte y despejar tus dudas acerca de esta famosa herramienta digital que desde hace unos años está en auge.

Como primer paso, es importante saber -a grandes rasgos- en qué consiste Google Ads: Se trata de la mayor red publicitaria del mundo por su cantidad de anunciantes (empresas, profesionales y negocios que utilizan su servicio) y por inversión de dinero destinado a la generación de campañas digitales de publicidad.

Es fundamental entender que cualquier empresa, negocio o proyecto, independientemente del presupuesto, el tamaño, o la industria a la que pertenezca, tiene la oportunidad de publicitarmedianteeste tipo de anuncios de Google.

En caso de que aun no lo hayas hecho, te sugerimos complementar la lectura de esta nota con el artículo ¿Qué busca la gente en Google y cómo lo busca? donde exponemos una breve explicación de por qué los anuncios en Google se han convertido en una de las soluciones claves, tanto para las grandes empresas como para millones de PyMEs y negocios.

Lo cierto es que, luego de entender por qué la mayoría de la gente a nivel mundial utiliza Google como motor de búsqueda para todo tipo de servicio o producto que necesite, es fácil deducir el motivo por el que los anuncios en Google funcionan exitosamente para cientos de empresas grandes, medianas y pequeñas.

En este caso, nos centraremos en lo que refiere a la Red de Búsqueda de Google o Google Search Ads (no así en la Red de Display de Google que implica el despliegue de un banner y contempla otro tipo de ejecuciones).

Para simplificar esta idea en una oración, digamos que anunciar mediante Google Ads es “poner a tu negocio exactamente en el lugar donde lo están buscando, en el momento que lo están buscando”.

Sin embargo, en contra de lo que muchos creen, no podemos escapar a una realidad: no a todas los negocios les funciona. La verdad es que también existen los casos de quienes lo han intentado y han fracasado con el uso de esta herramienta, llegando a sentirse frustrados con la idea de “¿cómo puede ser que a todos les resulte provechoso menos a mí?”.

Por eso es que aquí compartimos algunos puntos que pueden ser motivo del fracaso de una campaña, de manera que sean tenidos en cuenta para evitar caer en la desilusión:

  1. Producto o servicio muy específico

Existen los casos en los que la oferta se trata de algo muy puntual que en general la gente no suele buscar o busca muy poco. En este caso, al haber poca tracción sobre el anuncio (pocas búsquedas relativas al tema) es probable que el mismo no se despliegue fácilmente. Dichos en otras palabras, al haber pocas búsquedas relativas al tema, el anuncio no se visibiliza.

La sugerencia en estos casos consiste en diversificar las publicaciones utilizando no solo Google, sino también tener un sitio web, perfil en redes sociales, aparecer en Google Maps y en diversos directorios, apuntando a lo que se denomina una estrategia de aparición orgánica (SEO) que logre complementar el anuncio pautado.

2. Zona limitada de actividad

Otra de las pautas a tener en cuenta al delimitar mi campaña es el área geográfica a la que mi producto o servicio puede abarcar. Por ejemplo, si ofrezco la venta de un producto con entrega únicamente en la ciudad de Méxido DF, de nada serviría que mi anuncio lo visualice gente que se encuentra en la Rivera Maya.

Si mi anuncio no tiene delimitada su área de cobertura en relación al servicio que brinda o el producto que ofrece, muchos de los clicks que reciba seguramente no serán de utilidad, sino por el contrario tendré que perder el tiempo respondiendo mensajes que indican que no puedo brindar la solución esperada.

Incluso puede suceder que mi radio de acción sea muy acotado. Supongamos que tengo un autoservicio en un pueblo arriba de una montaña. Difícilmente mucha gente se disponga a buscar en Google dónde hay un autoservicio en ese lugar. En este caso debo asumir que Google Ads no representa una herramienta útil para mí, ya que es muy probable la mayoría de los habitantes conozcan el negocio y de lo contrario, con el boca en boca alcance, por lo que Google no me aportaría valor al pagar (sin embargo debería sí o sí estar presente en Google Maps, para cuando un visitante pase y busque dónde puede comprar mis productos, me encuentre fácilmente, además no tiene ningún costo).

3. Horarios de actividad

Una gran posibilidad que brinda Google Ads, es programar los días y horarios en los que queremos que nuestro anuncio aparezca. Por ejemplo, si mi intención es que el interesado, al encontrar mi anuncio, llame por teléfono a mi negocio, y el mismo está abierto de lunes a viernes entre las 9am y 8pm, entonces será fundamental programar mi anuncio para ese horario. De lo contrario, muchos llamarán cuando mi negocio se encuentre cerrado y probablemente los perderé como posibles clientes, dando con el fracaso de mi campaña.

4. Competencia con grandes inversores

Existen los casos en los que una PyME o negocio compite en el mercado con grandes compañías que suelen realizar inversiones millonarias en plataformas digitales. Por ejemplo, tratándose de productores de seguros, sabemos que hay grandes empresas e inclusive bancos, que ofrecen este serivicio.

De ser así, Google Ads es una herramiente que suele no dar buenos resultados para quienes invierten una pequeña suma de dinero, en comparación a lo que puede invertir el resto. Teniendo esto en cuenta, es preferible pensar otro tipo de estrategias.

5. Diferenciación de audiencia

Una de las claves a tener en cuenta al desarrollar una campaña de Google Ads es identificar la audiencia a la que apunto. En algunos casos, existen distintos públicos que se comportan en Google de la misma manera y eso puede interferir en el éxito de mi anuncio.

Veámoslo con un ejemplo: supongamos que tengo una empresa que ofrece servicios de seguridad para edificios, consorcios y demás. Entonces generaré una campaña esperando que los consorcios -entre otros- que buscan este tipo de servicio, hagan click en mi anuncio. Sin embargo, no solo ellos estarán buscando empresas de seguridad, también hay un amplio número de personas buscando trabajo en empresas de seguridad, ya sea por estar desempleados, por interesarse en el rubro o poseer experiencia en el mismo.

Así es como del 100% de la inversión destinada a mi anuncio, es posible que un gran porcentaje de clicks sea consumido por este tipo de usuarios que no tienen interés en contratar mi servicio. De esta manera, recibiré cientos de mensajes que no se traducirán en contactos relevantes para mi negocio (también sugerimos la lectura del artículo “Cómo sacar mayor provecho de los contactos que recibes) y terminaré por concluir que mi campaña no fue lo que esperaba, lo cual es cierto ya que el dinero invertido no rindió para tal fin.

Para este tipo de casos, no solo será importante elegir palabras positivas que identifiquen mi rubro como “empresa de seguridad” -entre otras- sino también determinar palabras negativas que tendrán la función de no mostrar mi auncio en el caso de ser mencionadas, como podría ser en este caso que contengan “trabajo”, ”empleo” o “personal”. De esta manera podré controlar con mayor eficacia cuándo mi anuncio hará su aparición, dando con un público más acertivo.

6. Identificación de oferta puntual

En algunas ocasiones, uno mismo se encuentra tan inmerso en su propio trabajo que no logra ver e identificar con claridad cuál es la oferta puntual que necesita exponer. Por ejemplo, un abogado puede tener su propio estudio de abogacía pero dedicarse exclusivamente a lo que es divorcios. Sin embargo, si al crear mi anuncio no indico como palabra clave “divorcio”, sino que lo hago más abarcativo colocando “abogados”, “estudio de abogados”, etc, es posible que mediante mi anuncio lleguen consultas relacionadas, por ejemplo, a delitos penales, tributarios, despido de empleados y muchas otras temáticas que un estudio de abogados podría abarcar.

Así es como no solo perderé un click (y dinero) sino que además perderé el tiempo en responder consultas que no suman a mi trabajo.

Para poner otro caso, una empresa que solo se dedica a la venta mayorista, si no aclara esto en su anuncio, de seguro recibirá preguntas de consumidores que quieren comprar por unidad y tampoco será útil para su campaña.

¿Cuál sería una buena práctica? Definir como primera instancia lo que quiero promocionar, ofrecer o vender y en base a eso armar mi anuncio enfocado en este punto. Lo esencial no será que la gente encuentre mi empresa sino que encuentre lo que busca, porque de nada serviría, como en el primer ejemplo mencionado, que encuentre mi estudio de abogados si luego no podré brindarle el servicio que necesita.

De esta manera, mi presupuesto estará más acotado, con foco en una oferta puntual y evitará que se desperdicie en clicks que no rendirán sus frutos.

7. Tiempo de aprendizaje y dedicación:

Como mencionamos anteriormente, absolutamente todo el mundo puede utilizar la plataforma de Google Ads, ya sea con mayor o menor presupuesto. Pero como sucede con todas las herramientas digitales, su utilización conlleva un proceso de aprendizaje y como todo proceso, esto insume tiempo. Es necesario adentrarse en el uso de la plataforma, entender cuál es el tipo de campaña adecuado y demás elementos necesarios para lograr una campaña exitosa.

Sabiendo que cualquier dueño de una PyME, negocio o profesional suele dedicar toda su atención a sus propias tareas de trabajo, es complejo a veces sumar esta dedicación al aprendizaje de implementar una campaña en Google. De ahí que muchas PyMEs y negocios, luego de hacer el intento, se ven frustrados al notar que los resultados no son los que esperaban.

Para esto, sugerimos contar con el apoyo de expertos especializados que sin duda lograrán optimizar su tiempo llegando a mejores resultados.

Luego de exponer estos puntos, es importante recalcar que no se desanimen al intentar implementar su campaña o estrategia de comunicación. Simplemente es bueno estar al tanto de los obstáculos con los que uno se puede encontrar para sortearlos con mayor facilidad. Y tal como mencionamos en el último punto, no olviden que existen expertos espacializados que siempre podrán colaborar con su objetivo, en algunos casos a muy bajo costo.

Los invitamos a ver cómo funciona la solución GEO by Engeni, dedicada a colaborar con PyMEs, negocios y profesionales de toda Latinoamérica. (Ver la nota “Tener tu lugar en internet. Tener tu lugar en Google”).

Los 5 errores más comunes de las PyMEs en internet

Hoy en día son muchas las PyMEs que advierten la necesidad de formar parte del mundo digital, de tener un lugar en internet. Cualquier persona moderna y actualizada nota que, como consumidor, se vale de internet para buscar y conocer nuevos productos y servicios, por lo tanto fácilmente deduce que la herramienta es vital para el desarrollo de su negocio.

Sin embargo, la mayoría de las veces, cuando el dueño de una PyME decide avanzar en este aspecto y poner en marcha su aparición en el universo online, suelen cometerse errores frecuentes que terminan por desgastar los esfuerzos, al no encontrar resultados positivos.

Aquí pondremos sobre la mesa las 5 acciones más comunes que las PyMEs implementan de manera equivocada, con el fin de evitarlas y transformarlas logrando el efecto deseado:

1. “¡Quiero que todos me conozcan!”

Bajo la idea de que internet es una herramienta que nos abre la puerta al mundo, a la que miles de personas tienen acceso y utilizan a diario, es lógico caer en la trampa de pensar que estando allí, todo el mundo podrá conocernos.

Este es un error bastante habitual ya que la mayoría de las veces, el problema está justamente en pretender que “todo el mundo” nos conozca, cuando en realidad lo primero que debemos hacer es definir “quiénes” necesitamos que nos conozcan.

Para entenderlo mejor, pondremos un ejemplo. Supongamos que vivo en Buenos Aires, Argentina, y me dedico a la fabricación de ropa para bebés. Vendo por mayor alrededor de la Capital y Gran Buenos Aires.

En principio, es importante tener claro cuál es mi objetivo de ventas. ¿Quiero vender únicamente dentro de ese área? ¿me interesa y poseo la capacidad para vender a otras provincias dentro del país? ¿podría vender al exterior? ¿quiero dedicarme también a la venta minorista?

Todas estas son algunas de las preguntas que debería hacerme para saber hacia dónde debo apuntar mis acciones en el mundo digital. No es lo mismo, por ejemplo, crear un perfil de redes sociales para venta minorista, donde mis publicaciones deberían llamar la atención principalmente de mujeres embarazadas -entre otros-, que definirme como un fabricante dedicado a la venta mayorista, donde lo importante será detectar negocios y vendedores acordes a mi producto, que probablemente no tengan nada que ver con el público de las futuras mamás.

Así también, si mi proyecto de ventas no posee por el momento capacidad de expandirse en el territorio, debería centrar mis esfuerzos en que me conozcan aquellos que se limitan a la zona en la que podré abastecerlos, ya que de nada tendría sentido recibir consultas por interesados de otras provincias o países a los que no podré llegar.

Por lo tanto, como punto número uno, es fundamental detectar mi público y mi objetivo antes de avanzar en acciones como crear mi perfil en redes sociales, tener una página web o enviar campañas de e-mail, entendiendo que estas son las acciones más comunes a las que las PyMEs suelen lanzarse.

Por lo tanto, como punto número uno, es fundamental detectar mi público y mi objetivo antes de avanzar en acciones como crear mi perfil en redes sociales, tener una página web o enviar campañas de e-mail, entendiendo que estas son las acciones más comunes a las que las PyMEs suelen lanzarse.

2. “¡Tenemos que estar en redes sociales!”

Las redes sociales, sobre todo Instagram y Facebook, se han vuelto herramientas populares a nivel mundial y es lógico pensar que uno debe estar ahí. Sin embargo, poseer una Fan Page en este tipo de redes puede ser un arma de doble filo.

En principio, porque el perfil de una empresa, negocio o profesional, se vale de sus publicaciones. Esto implica que alguien debe, con cierta frecuencia, dedicarse a subir contenido relevante que logre captar la atención del público al que apunta. Tal como mencionamos en el punto 1, no es lo mismo el contenido que puede interesar a una futura mamá que lo que podría captar la atención de un comerciante de indumentaria.

Así es como resulta fundamental definir el tipo de contenido que será publicado y contar con alguien que pueda ponerlo en marcha tanto a nivel de texto como de imagen, porque no olvidemos que ambas redes sociales hacen foco en lo visual, de manera que una foto o imagen de mala calidad o con un diseño poco atractivo, puede ser contraproducente para el propio negocio.

A su vez, es clave tener en cuenta que las redes sociales fomentan un ida y vuelta con los seguidores, por lo tanto es necesario estar preparados para poder administrar y dar respuesta a los comentarios y mensajes recibidos. Tener un perfil en las redes y no responder a las consultas que por allí llegan, también puede ser un punto en contra para el crecimiento de la PyME.

De esta manera, antes de crear el perfil en redes y hacer esfuerzos para sumar seguidores, hay que prever los aspectos mencionados y estar seguros de que la Fan Page tendrán una buena gestión: contenido relevante para el público, diseño de imágenes adecuado y respuesta a los mensajes recibidos. Al menos con estos tres aspectos básicos, podremos avanzar con paso firme en nuestra presencia dentro de este sector del mundo digital.

Además, es importante tener en cuenta que -al contrario de lo que muchos piensas- las redes sociales no son igual de productivas para todo tipo de negocio, ni funcionan de la misma manera que otras herramientas. Para este punto sugerimos leer el artículo ¿Anunciar mi negocio en Redes Sociales o en Google?

3. “¡Tengamos una web para que todos nos encuentren!”

La primera herramienta que brindó el universo digital al mundo de las PyMEs, fue la posibilidad de tener una página web propia.

Hoy en día, muchos tienen la certeza de que no tener una página web es sinónimo de no existir. Ya sea mediante páginas creadas por programadores o utilizando plataformas amigables e inclusive gratuitas, como lo son en algunos casos Wix.com o WordPress -por mencionar algunas-, pero de cualquier manera la cientos de PyMEs en Latinoamérica comprendieron que debían tener su propia página web para formar parte de este mundo y darse a conocer. Sin embargo, hay un punto clave que la mayoría de las veces no se tiene en cuenta. Es muy habitual creer que por el solo hecho de poseer una web, cualquier persona va a llegar a ella, aun sin conocernos. Este concepto es equivocado.

Siguiendo con el ejemplo anterior, supongamos que mi fábrica de ropa de bebés, a la que llamaremos “Bebés felices” tiene su propia web, denominada bebesfelices.com.

Si una persona ya conoce mi empresa y pone en su buscador www.bebesfelices.com por supuesto que accederá a mi página. O si esa persona no conoce mi negocio pero alguien se lo recomienda y lo escribe de esta manera en internet, también accederá fácilmente. Por lo que mi página web funciona perfectamente para aquellos que ya tienen conocimiento o referencia sobre mi PyME.

Sin embargo, ¿qué pasa con aquellos que buscan un fabricante de ropa de bebés y no tienen referencia sobre Bebés Felices? Probablemente esta persona coloque en algún buscador como Google “fabricante de ropa de bebés”. La pregunta es: ¿aparecerá bebesfelices.com en esa búsqueda? ¿lograré que las personas que busquen lo que hago, me encuentren la web y me conozcan?

Esto no siempre sucede, por eso volviendo al deseo inicial que da pie a este punto “¡Tengamos una web para que todos nos encuentren!”, es fundamental recalcar que la misma será muy útil para que todos aquellos que tengan referencia sobre la PyME, puedan acceder y encontrar allí toda la información que necesitan. Sin embargo, no cualquier persona que busca nuestra oferta en internet, llegará a conocernos, a menos que utilicemos herramientas especializadas. Para avanzar sobre esta idea sugerimos leer el artículo ¿Qué busca la gente en Google y cómo lo busca? donde se explica en detalle este tipo de soluciones.

4. “¡Hagamos una campaña de e-mail!”

Desde hace algunos, la posibilidad de crear una campaña publicitaria que llegue directo a nuestros consumidores o posibles nuevos clientes, pasó a ser mucho más fácil. Simplemente accediendo a un numeroso listado de e-mails y utilizando plataformas gratuitas como Mailchimp o Mail Relay, por mencionar algunas, cualquier PyME, profesional o emprendedor puede fácilmente enviar un mensaje a cientos de contactos al mismo tiempo.

Sin embargo, retomando el punto número 1 de este artículo, es fundamental tener claro a quiénes le estamos enviando dicha campaña y qué contenido tiene.

Hoy en día, se ha vuelto también muy frecuente utilizar listados de contactos de otras empresas o industrias a las que uno puede tener acceso, ya sea porque venden sus Bases de Datos o porque las utilizan públicamente dejándolas a disposición de otros.

Así es como resulta fácil caer en la trampa de enviar una campaña a miles de contactos y finalmente no obtener resultados para nuestro negocio. ¿Por qué?

Supongamos que yo obtuve un listado de clientes que gentilmente me brindó un amigo, quien posee una agencia de viajes y almacena los e-mails de todos sus pasajeros. Sin embargo, cuando yo envío mi propuesta comercial sobre fabricación de ropa de bebés, ¿cuántas posibilidades hay de que dichos pasajeros se interesen en mi propuesta? Es casi como tirar una moneda, dejándolo librado al azar.

Muchas veces, ahí está el problema. Al enviar una campaña de e-mails, es clave saber de dóndo provienen los contactos a quienes la estoy enviando, o inclusive generar contactos propios. Para esto sugerimos el artículo Cómo sacar mayor provecho de los contactos que recibes.

Y luego, por supuesto, definir un mensaje y un contenido atractivo que deberá captar la atención de este público al que me estoy dirigiendo.

5. “¡Contratemos a un community manager!”

Una de las frases más escuchadas de los últimos tiempos y uno de los puestos más buscados por las PyMEs: el “community manager”.

Este nuevo rol que surge hace pocos años debido al auge de las redes sociales, parece abarcar todo lo que la comunicación pretende en términos de captar nuevos clientes. Al buscar un community manager, en general el dueño de la PyME espera que esta única persona planifique las publicaciones en redes sociales, desarrolle el contenido, diseñe las imágenes, redacte los textos correspondientes, administre los comentarios dando respuesta según corresponda, realice un seguimiento de las consultas recibidas mediante mensajes privados y, por supuesto, busque obtener nuevos seguidores.

Esta tarea en algunos casos es posible, pero es importante saber que requiere realmente de muchas habilidades y mucho trabajo centralizado en una sola persona. Más allá de eso y suponiendo que den con la persona adecuada, es importante también saber que el éxito de la gestión no depende únicamente del communiti manager sino también del presupuesto destinado a las acciones que uno realiza.

Algo que muchos no saben es que no basta con realizar posteos en las redes para que los seguidores nos vean, porque si aquellos posteos no van acompañados de cierto dinero destinado a la publicación, el mismo será visto por un mínimo de seguidores y probablemente los esfuerzos de haber generado ese contenido no hayan valido del todo la pena.

De esta manera, es bueno saber que contratar a un community manager no es lo único necesario para lograr una buena inserción en el mundo online. Además, como ya mencionamos oportunamente, cabe reiterar que las redes sociales no siempre brindan el resultado deseado para todo tipo de industria.

Esperamos que estos 5 puntos mencionados hayan sido de utilidad para evitar caer en los errores más comunes y las creencias populares que muchas de las PyMEs tienen al querer ganar su lugar en internet.

Persat, la compañía digital que logró invertir la ecuación entre salir a buscar clientes y atender a los que les llegan

Persat es una empresa de desarrollo de software creada por 3 jóvenes argentinos que en 2012 se unían para presentar su proyecto final en la universidad. Ese fue el puntapié inicial en el que surge esta idea -pionera para la época- de ayudar a cierto segmento de PyMEs a transformarse digitalmente.

Tras la presentación exitosa del proyecto, que además les trajo como resultado sus dos primeros clientes, los estudiantes deciden avanzar con su emprendimiento y llevarlo a cabo en el mundo real.

Su objetivo, desde el inicio, consistió en integrar en una sola herramienta varias soluciones que permiten a las pequeñas y medianas empresas, gestionar y administrar sus recursos móviles.

Su foco siempre estuvo puesto en 3 tipos de negocio: logística, equipos de vendedores de calle y técnicos de calle.

Independientemente de su tarea específica, los 3 comparten algo en común: tienen una misión que desempeñar mediante cierto recorrido, ya sea entregar paquetes, visitar sucursales vendiendo cierto producto o recorrer domicilios reparando u ofreciendo algún tipo de servicio.

De esta manera, para todos ellos es sumamente útil tener armado ese recorrido en base a un mapa de ruta, contar con sus papeles digitalizados (remitos, órdenes de trabajo, o la documentación que requieran), además de que se pueda establecer fácilmente el contacto con el cliente final y por último, que la empresa pueda llevar un control de lo sucedido, así como obtener reportes y estadísticas sobre sus resultados, algo absolutamente complejo de obtener sin pasar por un proceso digital.

Hoy en día, la PyME que comenzó por un proyecto universitario, opera para toda Latinoamérica, contando con una estructura de 15 empleados fijos y otros tantos externos que colaboran desde distintos países y se enfocan en diversas tareas.

Claro está que se trata de un grupo de pioneros e innovadores que no solo forman parte de la era digital sino que logran colaborar con su desarrollo y transformarla, conquistando nuevos desafíos.

Según cuenta Maximiliano, uno de los socios, siempre se valieron del mundo online para generar acciones de marketing conocidas como “outbound”. Esto implica salir a buscar nuevos clientes mediante distintas estrategias como envío de e-mails, contacto de referidos, publicaciones en redes sociales o generación de contenidos. Así es como Persat avanzó en todas estas acciones y ya desde hace años posee su propio canal de Youtube, perfiles en Facebook y Linkedin y, por supuesto, su página web.

Sin embargo, aun habiendo implementado todo este tipo de acciones, hace algunos años detectaron la necesidad de atraer a posibles clientes que estuvieran buscando sus servicios. Los jóvenes notaron que hacían grandes esfuerzos -aún siendo mediante el uso de herramientas digitales- para buscar clientes que se interesen por su oferta, pero aún así se estaban perdiendo la posibilidad de dar con aquellas PyMEs que estuvieran efectivamente buscando una propuesta como la que ellos pueden brindar.

Ya no se trataba de salir a buscar, sino de captar a quienes buscan. Fue a raíz de esta idea que decidieron comenzar a implementar Google Ads (publicidad en Google), entendiendo que allí se concentran la mayoría de las búsquedas (sugerimos ver el artículo “¿Qué busca la gente en Google y cómo lo busca?).

Sin embargo, sus primeros intentos fueron frustrados. Aún teniendo su campaña en Google, no lograban atraer posibles nuevos clientes que realmente se interesaran por su producto digital.

Muchas veces, según analiza Maxi, las keywords (palabras claves utilizadas para llegar a su landing page -ver también ¿Qué es y para que sirve una “landing page”?-) no eran las adecuadas y terminaban recibiendo visitas de gente que en realidad buscaba algo distinto a lo que ellos ofrecían. De esta manera perdían casi la totalidad de su inversión en generar contactos que no les eran útiles y no contribuían al crecimiento de su negocio.

En su afán por seguir intentando avanzar por este camino, fue que conocieron Engeni y decidieron probar con su solución GEO.

“La forma en la que el equipo de GEO logró entender cómo segmentar las campañas, fue clave para dar en la tecla. Ellos se acercaron a nuestras oficinas para escuchar en detalle sobre nuestro negocio y captaron perfectamente que teníamos que avanzar en varias direcciones en simultáneo.”

Maximiliano, Dueño de Persat

Haciendo una evaluación de su recorrido, Maxi deduce que, si no das con el equipo de gente adecuado, que tenga un conocimiento real de lo que implica gestionar campañas en Google, es muy factible que los resultados no sean buenos y probablemente eso lleve a la frustración de muchas PyMEs. En su caso, mantuvieron la convicción de seguir buscando hasta que finalmente encontraron a los expertos. “Desde que arrancamos con Engeni fueron directo al hueso y en la medida que las campañas iban teniendo éxito, fuimos generando cada vez más. Hoy tenemos alrededor de 12 campañas distintas, una apuntada a logística, la otra a vendedores, una especial para México y así… según lo que necesitamos transmitir para cada público, las campañas están perfectamente enfocadas y eso hace que realmente lleguemos a aquellos que nos están buscando.”

Maxi comenta que previamente, los esfuerzos por salir a buscar clientes, hacer llamados, ubicar bases de datos para enviar e-mails con propuestas atractivas, era algo cotidiano. Hoy en día, asegura que entre el 40 y el 50% de los contactos recibidos mensualmente son a través de GEO y eso se traduce en que la mitad de las ventas de la empresa llegan mediante este canal. “La ecuación se dio vuelta totalmente” asegura, “antes el fuerte era salir a buscar y ahora es atender a los contactos que nos llegan”.

También recuerda que el momento de implementar GEO fue muy ágil, en unos pocos días tenían sus primeras campaña funcionando, mientras que en sus experiencias anteriores les habían enviado folletos y cuestionarios larguísimos para comenzar con el proceso de implementación.

GNTL Group: la PyME que logró delegar su campaña digital para seguir dedicándose a sus tareas diarias

GNTL Group es una empresa mexicana dedicada a la consultoría y gestoría de protección civil que ya lleva 10 años de trayectoria en el mercado, operando en todos los estados de la República.

Su tarea es considerada esencial, dado que toda compañía, tienda, institución educativa, restaurante, oficina y cualquier espacio donde pueda circular gente, debe contar con la aprobación gubernamental que ofrece -entre otros servicios- GNTL Group.

Sus dueños son Georgina y su esposo, dos emprendedores que luego de trabajar durante largo tiempo en relación de dependencia, dedicándose a esta materia pero en empresas ajenas, decidieron apostar al proyecto propio y empezar desde cero.  

Así fue como, según cuentan, comenzaron a buscar clientes en una ardua tarea de visitas a compañías y comercios de todo tipo, organizando reuniones para presentar tu trabajo y transmitir su profesionalismo: “Antes era todo a la vieja escuela, ´publicidad calle´, caminar y ofrecer tus servicios, hacer presentaciones presenciales…”, transmite Georgina con cierto pesar.

Tras 5 años de trabajar de esa manera, allí por el 2016, ellos observaron que tener presencia digital era clave para alivianar su tarea diaria e imponer su impronta como PyME dentro del mercado mexicano.

“Si no tienes una web, no eres como una empresa formal.”

Georgina, dueña de GNTL Group

Así es como comenzaron a buscar ayuda, desde el desconocimiento en el tema, para implementar rápidamente no solo una página web propia sino también una campaña digital, donde lograr que aquellos que buscan su oferta puedan encontrarlos fácilmente.

Compararon costos y propuestas, hasta convencerse de que la solución GEO by Engeni era óptima para su negocio.

Rápidamente, en tan solo un par de días, según comenta Georgina, GNTL Group tenía su propia landing page (si no sabes de qué se trata, mira el artículo “¿Qué es y para qué sirve una Landing Page?”) y su campaña de publicidad en Google.

Ella recuerda el proceso de implementación como algo completamente sencillo, que no requirió de ningún esfuerzo para ellos, lo que resultó totalmente aliviador dado que, como sucede en cientos de comercios y PyMEs, ellos trabajan solos. Son ellos mismos quienes salen a buscar clientes, cotizan el trabajo, lo llevan a cabo y controlan todo el proceso administrativo y contable. Su tarea es completa de principio a fin, por lo que estar preocupándose por gestionar o llevar adelante una campaña digital -algo de lo que no conocen en profundidad- les hubiera resultado imposible.

Así es como encontraron en Engeni y en el equipo de expertos que sigue su campaña, un gran aliado en quienes delegar esta tarea, sintiendo un “apoyo constante”, tal como Georgina lo califica.

Es hasta el día de hoy que la PyME dedicada a atender empresas y comercios de todo tipo, desde las más grandes multinacionales hasta pequeñas tiendas manejadas por sus dueños, sostienen su campaña digital, valorando la facilidad que les ha brindado. “Nos facilita el trabajo porque nos llega directamente la información del cliente que nos está necesitando, luego sigue la labor de venta que ya debe ser personalizada, pero ya hemos dejado de hacer ese trabajo de calle que tanto tiempo nos llevaba en otra época.”

Gracias a esta modalidad en la que esta pareja de emprendedores logró delegar en expertos, la gestión de su campaña digital, es que pueden seguir generando nuevos clientes, logrando que su negocio siga creciendo día a día.

¿Anunciar mi negocio en Redes Sociales o en Google?

En ocasiones surge esta difícil pregunta que probablemente muchos no sepan responder, sobre todo cuando no se conocen en profundidad las posibilidades que cada canal puede brindar a los usuarios.

Entendemos que a esta altura ya son cada vez más las PyMEs, emprendedores y profesionales que comprendieron la importancia de tener presencia en internet, sobre todo después de haber sido atravesados por la pandemia (ver también Cómo afectó el Covid-19 la oferta de productos y servicios online).

Sin embargo, lo que muchos no tienen claro es cómo lograr esa presencia digital de manera que la misma favorezca su negocio con la menor inversión posible.

Muchos creen que lo importante es simplemente estar presente y tener una imagen visible para posibles clientes. Esto sería de alguna manera “tener una vidriera digital”. Entonces deciden crear su perfil en las redes sociales (Facebook e Instagram como las más populares), publicar sus productos o hablar sobre sus servicios, inclusive algunos logran compartir contenido relevante para captar la atención de posibles consumidores.

Todo eso está bien. Es fundamental tener en cuenta que para captar audiencia y sumar seguidores, las publicaciones deben funcionar de manera organizada y con una buena gestión de contenidos, además de sostener un cuidado de la imagen del negocio y de dar respuesta a las consultas que de allí provengan. Por último también es importante saber que invertir en publicidad, es decir, destinar presupuesto a las publicaciones, es absolutamente necesario ya que un perfil en redes, en el que solo se publica contenido sin invertir dinero, en general no es suficiente para una Pyme.

Sin embargo, prestemos atención a lo siguiente. Según lo que acabamos de describir, lo que la empresa estaría haciendo al generar su perfil en las redes sociales y hacer allí publicidad de sus productos y servicios es generar un llamado de atención para que determinado público que se encuentre navegando por ellas, lo vea. Para llevarlo a un plano fuera de lo digital, es como si pusiéramos un local a la calle en una zona transitada del centro o de un centro comercial. Lo pondremos lindo, atractivo y trataremos de que llame la atención con una gran marquesina en la puerta para que cualquiera que pase, lo vea y se interese por entrar.

Esto resume de alguna manera lo que implica tener presencia en redes sociales, principalmente Facebook e Instagram. Excelente, como ya dijimos, todo eso vale la pena pero es importante analizar antes nuestra situación para ver si es por donde tenemos que empezar.

Ahora bien, pensemos qué pasaría si en un mundo imaginario, nosotros pudiéramos hacer llegar nuestro local a la casa, negocio u oficina de cualquier persona que estuviera buscando lo que nosotros ofrecemos. Supongamos, por ejemplo, que necesito buscar un centro médico para realizarme estudios de rutina, entonces mágicamente llega a mi domicilio un equipo de médicos que me ofrecen justo lo que estoy necesitando.

Bueno, en el plano de la realidad esto no existe. Pero en el mundo digital, hay herramientas que se le parecen mucho. ¿Por qué? Porque está comprobado que hoy en día, casi la totalidad de la gente que tiene acceso a internet, busca allí lo que necesita.

De esto se trata tener presencia en buscadores invirtiendo en publicidad. ¿Y dónde se realizan dichas búsquedas que mencionamos? el 96% de las mismas se concentran en Google (vean también nuestro artículo ¿Qué busca la gente en Google y cómo lo busca?).

Entonces, si nos ponemos a pensar, esta forma de poder acercarnos a la gente que está efectivamente buscando nuestra oferta, puede resultar aún mucho más efectiva que tener una hermosa vidriera e intentar que cualquiera se interese por ella ¿no lo creen?

En esto se centra la gran diferencia entre promocionar un perfil en redes sociales, (porque claro está que con solo tener el perfil no es suficiente, muchas veces necesita un impulso económico -invertir en pauta publicitaria- para que funcione) o destinar presupuesto a Google Ads (publicidad en Google).

Así es que volviendo a la pregunta inicial: “¿Anunciar mi negocio en Redes Sociales o en Google?”, podemos tener en cuenta algunos factores que ayudarán a tomar la decisión más adecuada:

  1. Definir el objetivo para nuestra la campaña digital: ¿Esperamos vender? ¿Necesitamos dar a conocer nuestros productos o servicios? ¿Pretendemos que se acerquen a nuestro negocio? ¿Ofrecemos la descarga de algún contenido? Estos son algunos ejemplos de los objetivos que una campaña digital podría tener y como verán, son muy diversos. Por eso es que definirlo es de gran ayuda para dar con la solución más atinada.
  • Tener en claro qué tipo de producto ofrezco: ¿Se trata de un producto de venta masiva? ¿Apunta, por el contrario, a un segmento muy específico, por ejemplo, repuestos para maquinaria industrial? ¿Es un producto que permite ser entregado o hay que ir a consumirlo a cierto lugar? ¿Se puede brindar el servicio de manera virtual? ¿Incluye suscripción?
  • Definir a nuestros potenciales clientes: ¿Dónde podemos encontrar virtualmente al cliente tipo al que apuntamos? Y más importante, ¿cómo lo puedo identificar virtualmente? En base a lo que busca, o en base a lo que hace en el ciber espacio, en base a sus gustos y características personales, por ejemplo.

Para comprender cómo estos 3 aspectos pueden ayudarnos a definir nuestra estrategia de inversión en una campaña digital, veamos algunos ejemplos:

Tenemos a Margarita, que se dedica a vender vendas para sellar caños y tuberías industriales que transportan cualquier tipo de líquido.

  1. El objetivo de Margarita: vender vendas.
  2. Tipo de producto/servicio: vendas que apuntan a usuarios específicos del ámbito industrial o mantenimiento de instalaciones, con entrega a todo el país.
  3. Su potencial cliente: jefes/gerentes de plantas industriales, personal de mantenimiento de edificios o instalaciones comerciales, distribuidores de insumos para plomería, ferreterías industriales, entre otros. Difícilmente sepamos sus movimientos en redes sociales o conozcamos sus perfiles de Facebook o Instagram, pero seguramente buscarán lo que necesitan en internet.

Identificando esta información, la conclusión es sencilla: Margarita tiene que encontrar a las personas del perfil mencionado que se encuentren en la búsqueda de solucionar un problema de fuga de líquidos en sus tuberías o que se estén preguntando cómo sellar una cañería. Y también, por supuesto, a aquellos que específicamente estén buscando vendas para cañerías.

Dicho lo anterior, el principal medio a elegir para su campaña deberían ser anuncios en el motor de búsqueda de Google, de manera que su propuesta aparezca en el momento en el que la estén necesitando, llevándolos directamente a su página web o landing page (si aún no lo leyeron, vean nuestro artículo ¿Qué es y para qué sirve una “landing page”?).

De esta manera ella logrará identificar a su potencial comprador y optimizará el gasto de publicidad.

Por otro lado tenemos a Carlos, que tiene un emprendimiento de marroquinería y accesorios de cuero vacuno (bolsos, mochilas, cinturones, carteras, entre otros).

  1. El objetivo de Carlos: dar a conocer sus productos de cuero y vender.
  2. Tipo de producto/servicio: productos y accesorios de cuero artesanales, pedidos y modelos a medida, con entregas a todo el país.
  3. Su potencial cliente: hombre y mujeres, de 30 años en adelante, con interés en productos de este tipo en cuanto a calidad, terminación y que puedan elegir y hasta diseñar sus modelos.

Analizando la información que Carlos tiene definida para su negocio, podemos decir que él debería salir a buscar a su público más allá de que alguien lo pueda estar buscando.

Carlos ofrece un producto que se puede catalogar como “moda” y es algo ideal para mostrar a mucha gente más allá de que tengan la necesidad de comprarlo o no. Justamente, en este caso Carlos debe captar la atención y generar esa necesidad de tenerlo. ¿Y qué mejor que usar redes como Facebook e Instagram para eso?

En estas redes podemos hacer anuncios gráficos (con imágenes), y mostrarlos a personas que se clasifican como interesados en moda, diseño, productos naturales, con determina edad, en determinadas zonas y demás variables que ayudarán a Carlos a su marca sea visible para su público objetivo. Este tipo de campañas publicitarias le permitirá dar a conocer sus productos de manera masiva a ese segmento en especial, generar interés, conversaciones por su perfil en las redes e ir generando ventas.

De esta manera, esperamos haber sido ayuda para responder a la pregunta que da motivo a este artículo y que así puedan identificar en cada caso, cuál será la mejor estrategia para hacer crecer su negocio.

Ross, la mujer que emprendió su propia red y lidera el negocio de ventas Natura en México

Esta es la historia de Rocío Acosta, una mujer emprendedora que en marzo de 2017 tomó la difícil decisión de abandonar su puesto de trabajo fijo -en relación de dependencia- para emprender su propio negocio como fundadora de Red Omega, una red de distribuidoras Natura que opera en todo el país. Aquí compartimos su enriquecedora experiencia.

Ross -como le dicen- era una joven mexicana de 21 años cuando entró a trabajar a Natura (la empresa de cosméticos brasilera que opera en más de 70 países), con grandes aspiraciones y ganas de crecer. Luego de que le otorgaran la posibilidad de vivir un año en Brasil y de conocer en profundidad los productos y el negocio, regresó a México y para sus 23 años ya tenía un puesto Gerencial y un equipo a su cargo. Poco tiempo después, tomó la Dirección de Innovación Comercial de la compañía, con el objetivo de cambiar el modelo de negocios, pasando de ser una empresa de venta “mononivel” a “multinivel”.

Para quienes no estén familiarizados con estos términos, va una breve explicación: Una empresa multinivel o de network marketing, es un negocio que está formado por una red de vendedores independientes (también llamados líderes o distribuidores) que generan ingresos por la venta directa de productos de determinada compañía -en este caso Natura-, pero también por la venta de los vendedores que integren sus redes de afiliados.De esta forma, hay dos elementos esenciales que hacen crecer el rendimiento de la empresa:

  • La venta directa: Consiste en ir directamente a los potenciales clientes y venderles el producto o servicio.
  • La creación de redes de distribuidores o líderes: Se trata de invitar a otras personas a participar en el negocio multinivel, para que pasen a formar parte de su red.

Ese fue el desafío por el que pasó Ross desde su cargo de Directora, colaborando con el crecimiento acelerado de Natura México para posicionar a la compañía como de una de las redes de mercadeo multinivel más grandes del territorio.

Sin embargo, superado el desafío y con nuevas metas por delante, la Directora más joven de Natura comenzó a pensar que luego de varios años dedicados a la empresa y ya con hijos pequeños, el equilibrio entre su vida laboral y estaba quedando desequilibrado.

El tiempo destinado a su cargo era mucho y muy intenso, quitando tiempo incluso del personal y familiar que para ella resulta tan importante.

Sin ánimos de abandonar todo aquello que había aprendido, adquirido e incluso le había apasionado, en la empresa que le permitió crecer y formarse profesionalmente, Ross comenzó a pensar cuál sería la mejor forma de encontrar ese equilibrio entre su vida personal y profesional.

Ese fue el detonante principal para tomar la decisión de emprender. “La gente a mi alrededor, que me había visto disfrutar tanto de mi trabajo en Natura, me preguntaba si realmente estaba decidida a dejar el mundo corporativo; se sorprendían al verme tomar aquella determinación luego de tantos años en un mercado laboral en el que crecí y aprendí tanto”.

Es entonces cuando en el año 2017, Ross funda Red Omega con el propósito de capitalizar todos sus conocimientos del modelo multinivel y de los productos Natura, liderando su propia red de afiliados.

Así es como decide comenzar de cero y aunque conocía a la perfección el modelo de negocios y la compañía, hoy nos cuenta que su mayor reto no fue únicamente emprender por sus propios medios sino -en este formato de ventas apalancadas- trabajar con la convicción de ser inspiradora para otros, transmitir su liderazgo por su fuerza personal como herramienta principal para ayudar a otros a crecer, encontrando el potencial de cada uno y sacando su mejor versión. “La parte más difícil fue entender cómo trabajar en mí aquella faceta profesional, para ser una inspiración hacia los demás y que luego me sigan por convicción y no por imposición.”

Lo interesante de esto es que desde el primer momento, Ross se propuso lograr lo que ella misma denomina una “expansión rápida”, por eso además de enfocarse en lo que llama su “círculo cálido” (amigos, familiares y conocidos con los que pudiera establecer un contacto personal directo), decidió implementar GEO by Engeni con el fin de tener de inmediato un lugar en internet y de posicionarse en las búsquedas de Google. De esta manera, lograría que sus contactos no sean sólo los que ella pudiera buscar o conseguir sino también alcanzar a aquellos interesados en ser Líderes o Vendedores (conocidos como Consultores Natura) que ella no conocía y permitir que la encuentren fácilmente.

Su filosofía es clara “Tú decides el ritmo”, dice con total seguridad, “quieres crecer poquito, quieres crecer rápido, quieres comerte el mundo… creo que en los momentos en donde menos tienes y donde más incertidumbre hay, es cuando tienes que ser más agresivo. Mucha gente piensa ‘déjame ganar algo más de dinero o deja que me estabilice para invertir’ y yo creo al revés, cuando la cosa está difícil es cuando debes invertir para poder crecer”. Por eso, Ross no solo se dedicó a difundir su emprendimiento a todo su círculo, organizando reuniones y buscando referidos, sino que atacó directamente a los “contactos fríos”, aquellos desconocidos que les podía interesar el universo de Natura y la propuesta de entrar en su red de mercadeo.

Ella reconoce que haber tenido su lugar en internet desde el principio fue lo que le permitió lograr un crecimiento agresivo.

Pero no se detuvo ahí, sus ambiciones y la gratificación de ver el desarrollo de su negocio fueron por más. Al poco tiempo de iniciar con Red Omega y ver los resultados, le propuso a su esposo ser parte de su red promoviendo también su campaña con presencia digital mediante la solución GEO, y lo mismo hizo con una de sus amigas más cercanas. Los resultados fueron mejor de lo esperado. “En 2018 crecimos más del 100% apoyándonos en GEO”. Así es como entendió que los propios afiliados a su red, aquellos que tuvieran la ambición de expandirse rápidamente como ella lo hizo, también podrían utilizar la plataforma.

Hoy, cuatro años después de haber iniciado su camino emprendor, Ross cuenta con orgullo los números alcanzados. “Tengo cerca de 10.000 afiliados a mi red de líderes Natura y todo es parte de mi negocio”.

Estimando un promedio de contactos semanales únicamente de su campaña online, cree recibir unos 50 contactos por mes a los que su asistente llama para contarles en profundidad la propuesta y alrededor de un 20 o 30% comienzan a ser parte de Red Omega.

Finalmente, Ross se muestra determinante en relación a la forma de encarar cualquier tipo de negocio en la actualidad y sobre todo tras la pandemia provocada por el COVID-19. “El 2020 fue clave para entender que la forma tradicional de contactar a la gente ya murió, ya ni siquiera puedes pararte a repartir flyers en la calle porque nadie los agarra, ni hacer reuniones grupales, los formatos antiguos no existen más.” Se muestra convencida de que a partir de la pandemia es muy difícil crecer sin tener un lugar en internet. “Hoy en día es muy complejo crecer sin estar en plataformas online. Ese fue un diferencial fuerte cuando yo comencé porque no todos estaban ahí pero ahora creo que quienes no utilizan internet como herramienta para su crecimiento, realmente van a un paso mucho más lento, la diferencia entre estar y no estar se hace demasiado evidente para los resultados y la evolución de cualquier tipo de negocio”.

Además, cree que hoy en día hay que ser creativo e inteligente para competir y los que no se actualizan, se quedan por el camino. “Así como mi abuelita ahora hace las compras por internet, tuvo que aprender a hacerlo, a la gente que hoy no está en plataformas online le cuesta mucho más poder evolucionar. Mi sugerencia es que todos deberían aprender o por lo menos informarse para ser parte del mercado y del universo digital. Después ya entran otras acciones y estrategias de cuán agresivo quieras ser en tu desempeño, pero si no estás ahí, se hace muy difícil hoy en día seguir creciendo”.

Así que ya sabes, si aun no has dado el salto a la era digital y quieres hacerlo, o si lideras una empresa multinivel y te preguntas cómo el universo online puede potenciar tu trabajo y el de tu red, aquí está GEO para ayudarte.

Cómo sacar mayor provecho de los contactos que recibes

Hace tiempo venimos abordando el tema de cómo tener un lugar en internet haciendo foco en las búsquedas que realizan los usuarios (si aún no la leíste, te sugerimos la nota “¿Qué busca la gente en Google y cómo lo busca?”).

También hemos hecho incapié en los métodos más efectivos para lograr que los nuevos contactos surgidos de las búsquedas –leads-, sean convertidos en clientes (sugerimos el artículo “Ya aparezco en las búsquedas de Google, ¿y ahora qué hago?”). Estos dos aspectos fundamentales del mundo digital desembocan directamente en otro gran tema que muy fácilmente dejamos desatendido: ¿Qué hacer con todos los contactos recibidos tras tener nuestro lugar en internet?

En la mayoría de los casos, es habitual caer en el error de centrar la atención unicamente en aquellos leads que logramos convertir en clientes, dejando desatendidos e inclusive olvidados, los cientos -o miles- de contactos recibidos que no hemos logrado convertir aún a consumidores de nuestra oferta.

Pongamos un ejemplo simple: en un mes, 50 personas dejan sus datos completando el formulario de la landing page de mi Estudio Contable (si aun no tienes tu propia landing page o no estás familiarizado con el concepto puedes ver “¿Qué es y para qué sirve una landing page?”). Allí hay diversas consultas a las que voy respondiendo una a una con un llamado teléfonico o e-mail, según el caso. De esos 50 contactos, consigo que 20 se interesen en mi Estudio y contraten mis servicios como contador. A partir de allí, establezco un vínculo con ellos, resuelvo sus problemáticas, los agendo entre mis contactos e inclusive los tengo en cuenta para saludarlos por fechas especiales.

Cualquiera podría decir que he sabido sacar gran provecho de mi lugar en internet y yo mismo me siento orgulloso de eso. Sin embargo, si observamos el panorama completo, podemos confirmar que estoy desaprovechando grandes oportunidades: 30 para ser exactos. ¿Qué hay de aquellas 30 personas que también me contactaron durante ese mismo mes y a los que no logré captar como nuevos clientes de mi Estudio? ¿dónde quedaron sus datos? ¿dejo atrás la consulta que me hicieron y nunca más sé nada de ellos?

Con esto queremos decir que lograr un almacenamiento ordenado con todos los datos de aquellos que alguna vez se pusieron en contacto conmigo, aquellos que por algún motivo se interesaron -al menos por un momento- en mi oferta, sin duda implica sacar muchísimo mayor provecho de mi lugar en internet.

Ahora bien, si ya hemos entendido la importancia de almacenar esos datos, la gran pregunta que seguramente se estarán haciendo es ¿cómo los almaceno? Y luego, ¿qué hago con ellos?

Estamos en condiciones de mencionar una herramienta clave para responder a nuestra pregunta: Base de Datos.

No quisimos mencionarlo antes porque sabemos que muchas veces, la sola idea de pensar en ellas resulta tediosa, ajena o difícil de aplicar para PyMEs, profesionales y emprendedores. Sin embargo, si has llegado hasta aquí y comprendiste que almacenar la información de todos los contactos que recibes es importante, es hora de perder el miedo y familiarizarse con el tema. ¡De todos modos no es nada complicado! De hecho, todo lo contrario. El objetivo de una Base de Datos es en parte agilizar el trabajo y poder buscar la información centralizada en un solo lugar.

Estamos en condiciones de mencionar una herramienta clave para responder a nuestra pregunta: Base de Datos.

No quisimos mencionarlo antes porque sabemos que muchas veces, la sola idea de pensar en ellas resulta tediosa, ajena o difícil de aplicar para PyMEs, profesionales y emprendedores. Sin embargo, si has llegado hasta aquí y comprendiste que almacenar la información de todos los contactos que recibes es importante, es hora de perder el miedo y familiarizarse con el tema. ¡De todos modos no es nada complicado! De hecho, todo lo contrario. El objetivo de una Base de Datos es en parte agilizar el trabajo y poder buscar la información centralizada en un solo lugar.

Hoy en día, existen sistemas y herramientas digitales y online que sirven para gestionar Bases de Datos dinámicas y centralizadas, como ser NO CRM, Hubspot o Britix24, entre otras.

Sin embargo, para empezar a recorrer este camino, si aún no están familiarizados con plataformas online y necesitan dar pasos simples pero firmes, el Excel siempre es un buen aliado.

En caso de utilizarlo, simplemente debes crear un archivo donde ingresar los datos necesarios para tu negocio, pero lo que es sumamante importante para una buena gestión de tu Base de Datos es que el archivo sea único. Si varias personas deben verlo o manipularlo, te sugerimos cargar ese único archivo en un espacio compartido como Google Drive o Dropbox para que todos puedan verlo y/o editarlo. Lo que no debe suceder es que haya distintos archivos dando vueltas por distintas manos, ya que de esta manera es más probable que la información quede desorganizada o perdida y utilizarla sea más engorroso que no tenerla.

Ahora bien, te preguntarás qué información debería tener tu Base de Datos. Ten en cuenta que si tu PyME tiene como clientes a otros negocios, por ejemplo si eres una fábrica textil y vendes por mayor, los datos a almacenar no tendrán tanto que ver con datos personales sino más bien con el negocio que será tu posible cliente. Por ejemplo:

  • Empresa o Nombre del negocio
  • Dirección, sucursales o zonas
  • Página web
  • Nombre de contacto y cargo de esa persona
  • E-mail
  • Teléfono
  • Tipo de indumentaria que vende (en este caso) o algún dato específico que pueda ser de interés para tu PyME.

Si tu actividad, en cambio, se dirige al consumidor final, los campos a completar serían más afines a estos:

  • Nombre y apellido
  • E-mail
  • Teléfono
  • Celular
  • Dirección o zona de residencia
  • Fecha de nacimiento
  • Edad
  • Profesión o actividad

Estos son simplemente algunos ejemplos de la información básica que una Base de Datos debería tener. Todo lo que se pueda sumar o agregar, siempre es bienvenido y podrás utilizarlo a tu favor.

¿Y para qué sirve todo esto? Supongo que ya lo habrás pensado, pero aquí compartimos algunas ideas. Por ejemplo, puedes lanzar una campaña de E-mail marketing contando a todos tus clientes y posibles clientes sobre tus lanzamientos, promociones y novedades, como así también anunciar información como mudanza, nuevo número de teléfono y demás, que siempre es bueno comunicar. Inclusive puedes lanzar beneficios pensados exclusivamente para quienes reciban ese comunicado. Puedes también enviar un saludo masivo para fechas especiales como Navidad o Pascuas.

A su vez, puedes utilizarlo para realizar contactos personalizados, como un saludo de cumpleaños o un llamado para ofrecer un beneficio especial. Inclusive puedes enviar obsequios o presentes a domicilio.

Toda acción de marketing siempre es mejor si conoces al menos algunos datos de las personas a las que te diriges.

Así que ya sabes, si crees que tener tu lugar en internet es de gran ayuda para recibir nuevos clientes, anímate a ir por más y considera apoyarte en alguna herramienta sencilla y económica (o inclusive gratuita) que te ayudará a mantener tu base de contactos generados de manera ordenada. Además podrás sacar mayor provecho de tus nuevos contactos, logrando convertirlos en clientes.

Empezar de cero y salir a flote, esa es la historia de Bayres Mantenimiento

Bayres Mantenimiento es una pequeña empresa argentina que se dedica a brindar servicios funcionales para edificios, empresas y comercios. Entre sus especialidades se destacan herrería, pintura, colocación de puertas blindex, carpintería y cerrajería, brindando atención las 24 horas y con servicio de urgencias.

Daniel Zapata, su dueño, nos cuenta que tiene sólo dos empleados y que va llamando contratistas de cada rubro según la necesidad que se le presenta.

Daniel lleva más de 35 años en el rubro, ofreciendo y gestionando este tipo de servicios. Sin embargo hace algunos años, por motivos personales, se vio en la obligación de frenar con su trabajo, hacer un “parate” y luego volver a empezar de cero. Ese fue el puntapié para que decida contratar GEO, buscando la manera de salir a flote lo antes posible. “Si bien tengo trayectoria y soy conocido en el rubro, volver a empezar no fue fácil y gracias a los anuncios en Google me pude levantar mucho más rápido, creo que fue por eso que mi empresa pudo subsistir”, transmite Daniel con una mezcla de alivio y orgullo por lo que pudo lograr.

Además, agradece que la implementación de GEO haya sido tan fácil, ya que no tenía tiempo que perder. “No tuve que hacer nada”, asegura Daniel, y el hecho de recibir las notificaciones sobre la llegada de nuevos contactos directamente en su celular le parece súper práctico ya que él no está siempre en la oficina y así se garantiza no perder ningún nuevo contacto recibido.

Daniel, como el típico y conocido dueño de una PyME que cuida su trabajo con esfuerzo y dedicación, se ocupa de recibir todos los nuevos contactos y llamarlos él mismo para escuchar y ofrecer la solución más adecuada. Así fue como ha participado de licitaciones importantes y también asegura haber cerrado trabajos al instante, sin ni siquiera competir con otros. “Me llamaron pidiéndome un trabajo puntual, pero si sabes escuchar y atender bien al cliente eso se puede convertir en algo enorme. Ahora estoy haciendo una obra en un edificio que se va a convertir en hotel y esa sería la obra más grande por la que me han llamado, gracias a GEO.”

Luego de más de 6 meses de haber empezado a utilizar la solución, Daniel ya no se sorprende de los nuevos contactos y trabajos que puede llegar a recibir mediante su landing page (si aún no sabes de qué se trata, lee nuestro artículo “¿Qué es y para qué sirve una Landing Page?”). “Me llaman para hacer obras grandes, obras chicas, de capital, provincia, zona sur, zona oeste, de todos lados. También me han llamado de entidades públicas, del Banco Nación, de Arba… las posibilidades que te pueden llegar son infinitas”, tal es así que hoy en día considera que fuera de su trayectoria, recibió un 50 o 60% de nuevos pedidos utilizando GEO.

Además de los contactos que recibe, Danielvalora que tener una página web propia le aporta otra presencia, lo favorece en relación a su competencia y considera que otras empresas como la de él -que hay muchas- no tienen su propia página web y siente que eso lo lleva a otra categoría donde puede competir con los más grandes.