De qué manera tener presencia en internet si no tienes productos de venta online

¿Y tu ya tienes tu tienda en línea? Es la pregunta que escuchamos con más frecuencia en los últimos tiempos. El crecimiento de las ventas por internet ha alcanzado cifras impensadas, en algún punto aceleredas por la pandemia (vean la nota “Cómo afectó el Covid-19 la oferta de productos y servicios online”), pero siguiendo con un incremento que ya se venía performando desde pasado el año 2010.

Fuente: Shopify. (Ventas mundiales a través del comercio electrónico en trillones de dólares)

Cientos de plataformas emergieron en la última década ofreciendo a comerciantes de todos los rubros tener su propia tienda online, como Shopify, TiendaNube, MercadoShops, por mencionar algunas. También el caso de plataformas más avanzadas y personalizables para cada cliente, como ser Vtex o Magento.

Así es como tanto grandes como pequeños comerciantes lograron incorporarse a este universo -muchos con la ayuda de las redes sociales- impulsando sus productos y ganando su lugar en el mundo digital.

Perfecto pero… ¿y qué hay del resto? ¿qué pasa con aquellos que ofrecen un servicio en lugar de un producto? ¿o con los fabricantes o vendedores mayoristas que necesitan establecer contacto con sus clientes en lugar de directamente despachar sus productos en un envío? ¿o aquellos que requieren un proceso de venta más consultivo, largo o con cierta complejidad?

Para todos ellos también hay un lugar, simplemente hay que saber encontrarlo y para quien lo logra, se abre un mundo de posibilidades mucho más amplio de lo que uno cree.

Remontémosnos por unos segundos a la época previa al uso de internet. Aquellos años que ya nos resultan difíciles de pensar. La única forma de salir a comprar era caminando por la calle y mirando vidrieras o llamando por teléfono a algún lugar que alguien nos hubiera recomendado o buscando guías o Páginas Amarillas. ¡Qué suerte la de los negocios que podían tener una vidriera, entonces! Al menos podían captar la atención de los caminantes.

¿Y los profesionales, por ejemplo? ¿alguna vez viste la vidriera de un estudio de abogados o de un psicólogo? ¿Tocaste el timbre de una fábrica preguntando qué producían? Para todos ellos -productores, profesionales, emprendedores, contratistas y más- internet pasó a ser una vidriera digital, aquella que de otra manera no hubieran podido tener.

Tal como explicamos en nuestro artículo ¿Qué busca la gente en Google y cómo lo busca?”, hoy en día internet ofrece la posibilidad de estar exactamente donde la gente busca y lo mejor es que esa posibilidad está al alcance de todos. Ya sea si tienes una tienda física o si ofreces servicios, venta por mayor, productos a medida o lo que sea. Internet, y en especial Google, es aquella avenida transitada del centro donde se encontraban, allá por los ’90, los negocios con las vidrieras más atrayentes, donde cualquiera salía a buscar lo que necesitaba comprar. Sólo que en lugar de vidrieras con negocios, la oferta es infinita y contempla todas las industrias posibles. Y en lugar de concentrar a la gente del barrio, concentra al universo entero.

Sí, sabemos que uno también podría pensar que eso es demasiado, que es un lugar privilegiado donde las grandes compañías llevan el mando. Sin embargo no lo es. Muy por el contrario, la tecnología digital llegó para igualarnos, para brindarnos a todos las mismas oportunidades. Tales son los casos de PyMEs como El Cedro (ver nota “La carpintería que derrumbó los límites del barrio y salió al mundo”), Worten (LA PyME ARGENTINA QUE MULTIPLICÓ SUS VENTAS AL TENER UN LUGAR EN INTERNET) o Titan SRL (LA PyME QUE ATRAE CLIENTES DE TODO EL PAÍS A LA PAR DE GRANDES COMPAÑÍAS, TENIENDO SU LUGAR EN INTERNET), donde los propios dueños nos cuentan con orgullo su experiencia de haber consigo un lugar en internet.

Entonces, yendo directo al tema que nos convoca, si no puedes dar una respuesta afirmativa a la pregunta “¿y tu ya tienes tu tienda online?”, pues no importa. La tienda online o en línea no es para todos, pero internet sí lo es, de eso no quedan dudas.
Lo que habría que preguntarse en su lugar es “¿ya tienes tu lugar en internet?”

Para esto es importante definir qué tipo de exposición necesita tu negocio. Si no es una tienda en línea, entonces deberías considerar tener una Página o Landing Page (ver nota “¿Qué es y para qué sirve una Landing Page?”) y generarle tracción (visitas) gracias a acciones de difusión y publicitarias. Para eso existen soluciones que se adaptan a las PyMEs logrando posicionarlas en el mundo digital al igual que lo hacen las grandes compañías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *